BAQUIA

Si blogueas o tuiteas: no te preocupes en ser el primero, sino en ser el mejor

¿Has tenido esa sensación de “llegar tarde” a lo que acontece en Twitter o de que te estás perdiendo “de algo” en la blogosfera?

¿Sientes que llegas a la información mucho después que el resto?

¿Te ha pasado, que luego de publicar una noticia o una información interesante, te das cuenta de que alguien la retuiteó o publicó hace dos horas (o días)… y debido a lo seguido de ésta situación, sientes que no puedes con el Real Time?

¿Qué puedes hacer para seguir manteniendo un blog y gestionando Twitter, sin tener la sensación de que estás por detrás del Real Time?

Todos somos conscientes del Real Time y del frenético ritmo que ha tomado la información en nuestra sociedad. Parece que ya no hay nada que pueda ser excepcional y la gratificación instantánea de estar enterado de lo último se ha convertido en la nueva expectativa.

Los mejores blogs (me refiero a los de verdad, y no a los tongo) tratan de solaparse unos a otros, como los detergentes de ropa en los comerciales de TV. Mientras tanto, algunos tuiteros siguen pensando que mientras más seguidores tienen, son mejores.

Se crea así una absurda competencia, que importa más a los autores que publican que a los propios lectores… Es decir, por alguna razón, todos quieren ir más rápido o tener más “followers”, pero sin saber por qué.

No obstante, si que es posible seguir publicando, tuiteando o retuiteando contenido actual e interesante, sin tener la sensación de quedarse atrás en el Real Time, ni la presión de conseguir seguidores… Incluso, si no tienes la posibilidad (o la habilidad) de estar allí cuando ocurra la noticia o se publique la información interesante.

7 consejos/reflexiones para que puedas ser el mejor en Twitter y la blogosfera, aunque no seas el primero

1) Antes que nada, debes saber que sólo uno puede ser el primero, así que entenderás que resulta bastante difícil serlo. No obstante, cualquiera puede ser el mejor, pues queda sujeto a la subjetividad de las personas que nos siguen.

Por otro lado, se necesita demasiado tiempo libre para crear followers “estériles” (de los que no aportan nada) en plan marketing, y ni te imaginas la de recursos que hacen falta para poder estar al momento en que la noticia ocurre… tendrías que dedicarte sólo a eso.

Con esto te quiero decir que no te preocupes si eres el segundo, el tercero o el décimo. Ni del número de seguidores que tienes; pues no importa tanto como crees. Ahora te lo explico.

2) Sólo hace falta que veas el punto débil de los grandes blogs y los tuiteros más incisivos. Podrás observar que están sacrificando la calidad en aras de ganar la guerra de la velocidad, y es allí en donde puedes entrar proporcionando calidad y ganando una reputación en base a esa premisa.

La mayoría de las personas prefiere leer un artículo o tweet de calidad, aunque sea (relativamente) tardío en cuanto al Real Time, antes que uno sobre el mismo tema, pero evidentemente pobre en contenido, aunque se haya publicado primero.

3) No todos tus lectores viven con el frenesí del Real Time, ni dentro del tuiteo descontrolado y adictivo; así que tómate tu tiempo y redacta los contenidos con calma, en base al análisis de los hechos, añadiendo contenidos adicionales e incluso entrevistando a alguien que ya haya escrito sobre el tema. Lo importante es que puedas sumar calidad a lo que escribes.

Todas estas acciones resultan siempre en mejores contenidos. Un ejemplo: fíjate en cómo los mejores post relacionados al tema del “manifiesto” salieron publicados días después del ruido inicial, pues fueron elaborados haciendo un verdadero análisis de la situación, y no con el frenesí del que quiere ser el primero en dar la noticia (o el primero en republicarla), para aparentar que se es alguien entendido sobre el tema.

4) No te preocupes por los tweets que se están difundiendo ahora sobre cualquier información de la que también estás preparando un post. Si estableces una reputación de proveedor de contenidos de calidad, poco importará que publiques más tarde o de forma menos recurrente; las personas seguirán buscando tus post y tus tweets por el simple placer de leerlos.

Y esto sucederá, incluso si los que publicaron (primero) algo de baja calidad, no hacen un retweet a tu post, una vez que descubren la buena calidad del tuyo.

5) Twitter sigue nutriéndose en gran parte de los blogs, así que poco importa si no puedes tuitear tan a menudo como quisieras, mientras sigas blogueando; en cierta forma estarás generando tuiteos en torno a tus posts de calidad.

6) Aplica el principio de la Larga Cola (Long Tail) a tu blog y a tu Twitter (¿lo habías olvidado, no?).

Si bien es cierto, que siendo el primero en publicar o tuitear sobre un tema actual se puede conseguir más tráfico y seguidores, también es cierto que puedes tener mucho más alcance en seguidores y lectores de calidad en el mediano plazo. Sólo hace falta que respondas a las inquietudes de tu público, ofreciéndoles siempre un “plus” adicional. Eso es algo que el adicto a la 2.0 no puede ofrecer, por tener que mantener su absurdo y adictivo frenesí.

Asegúrate de escribir artículos y tweets que “den algo” sin pedir nada a cambio. Estos son los contenidos que mantendrán el tráfico a tu blog y Twitter, sin importar cuanto se transforme la blogosfera o la twitterosfera.

7) Por último, intenta mantenerte al día en la medida de lo posible, lo cual no es malo ni negativo; pero siempre que no conviertas tu vida en algo únicamente 2.0.

La vida real está también llena de situaciones y noticias dignas de ser publicadas. Y qué mejor tema que la vida misma para ser contada en un blog o tuiteada en 140 caracteres.

Fact: Las herramientas sociales son magníficas para difundir lo que queremos expresar. Pero creo que lo mejor es el hecho de saber que interactuamos con personas, y a las personas les gusta la calidad… y sobre todo, que no las engañen en ese sentido.

Y si utilizas estas herramientas para crear marca y ofrecer tus servicios

Te puedo asegurar que es posible generar negocio, contactos rentables e ingresos con un modesto número de seguidores. Lo único que tienes que hacer es ofrecer calidad y mantenerla, independientemente de lo que hagas para ganarte la vida. Así que olvídate de la cantidad y concéntrate en ser el mejor de tu área… ¿Qué cómo lo sé? Pues yo ya lo estoy haciendo… ¡A ver cuántos pueden decir lo mismo!


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios