BAQUIA

Si lo dice Ballmer, desconfíe

Steve Ballmer es un personaje de lo más peculiar; mientras otras empresas tecnológicas dan una imagen de modernidad y coolness, el CEO de Microsoft a menudo se descuelga con declaraciones fuera de tono, exabruptos y andanadas que recuerdan más a los modales de, por ejemplo, un pastor de cabras, que a la imagen que debería proyectar el mayor fabricante de software del mundo.

La semana pasada afirmó en el Web 2.0 Summit que su empresa sólo necesita tiempo para plantarle cara a Google en las áreas donde ésta es más poderosa (publicidad y búsquedas), olvidando que ese mismo tiempo servirá a Google para seguir progresando y mantener los cuerpos de ventaja que ya posee sobre sus competidores.

También negó Ballmer que Microsoft estuviese interesada en participar en Facebook, sólo unos días antes de que se hiciera público que la empresa comprará acciones por valor de 240 millones de dólares en la próxima ronda de financiación de la popular red social, haciéndose con el 1,6% de una empresa que muchos consideran sobrevalorada. Sin duda todo un ejemplo de que Microsoft no se quiere quedar fuera de lo más prometedor de Internet.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios