BAQUIA

“Si mi papá piratea, yo también“

En mitad de la batalla legal, ideológica y argumentativa sobre la legitimidad o no de la descarga de archivos multimedia en Internet, un estudio ha dado voz a los niños en este debate. Se trata de un investigación realizada por la Comisión Europea, con una muestra de niños de entre 9 y 10 años y otra de entre 12 y 14 de los 27 países de la Unión, que pretende calibrar el modo en que los menores europeos dan uso a las nuevas tecnologías.

El resultado ha sido rotundo y si hay alguien que tenga las cosas claras sobre el pirateo de contenido protegido en la Red, esos son los niños. Según la encuesta, los menores europeos son perfectamente conscientes de que descargar canciones, videojuegos y películas de Internet puede ser ilegal; sin embargo, y según ellos, hay motivos más que suficientes para hacerlo.

La primera razón para ello es que “todo el mundo lo hace”, incluidos sus padres, lo cual constituye una forma implícita de autorización a los ojos de los niños. Además, no es lo mismo descargarse contenidos para uso personal que para venderlos, y ellos sólo los quieren para disfrute propio y sin ningún ánimo de lucro, por supuesto.

A menudo se dice que los hijos son una proyección de la conducta que observan en los padres; la investigación certifica este hecho con algunas de las razones esgrimidas por los menores para descargar contenidos protegidos por derechos de autor sin remordimientos de conciencia, probablemente escuchadas de boca de sus progenitores.

Así por ejemplo, argumentan que el precio de DVDs y de CDs está por las nubes, y además los actores y cantantes no necesitan ganar más dinero porque ya disfrutan de una situación más que desahogada. Los chicos daneses ni siquiera piensan que las descargas sean ilegales, porque “no tiene pinta de serlo”, un sentimiento que comparten los menores franceses que piensan que \”si no fuera legal no estaría en la Red\”. Los niños vecinos de Portugal son bastante más directos y lo dicen bien claro: \”Ya pagamos por consumir megabites\”.

En cuanto al peligro que suponen los virus, los niños europeos son conscientes de que hay que tomar precauciones y definen a los delincuentes cibernéticos como “gente peligrosa, que difunde los virus y destruyen sus PCs o se hacen con todo lo que hay en el disco duro”.

Según la encuesta, los niños están advertidos por sus padres de que no deben visitar las páginas para adultos, aunque hay alguno que admite romper esta regla de cuando en cuando, quien sabe si también respondiendo a la máxima de “mi papá lo hace”.

Por si quedaba alguna duda, los niños aseguran que continuarán descargándose material protegido; y es que, ¿puede alguien darles razones de peso para que no lo hagan, especialmente los padres que dan el ejemplo?

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios