BAQUIA

Si no puedes con tu enemigo, únete a él

Eso es lo que han tenido que pensar en Warner Bros, filial de Time Warner, para haber llegado a un acuerdo con BitTorrent, una de las webs líderes en la descarga de música y películas. Más de doscientas producciones de los estudios estarán a disposición de los usuarios junto con algunas de las series de más éxito en EEUU.

Aunque hace un año tenían una lucha encarnizada entre sí, parece que las cosas han cambiado. Un acuerdo firmado recientemente ha unido a estas dos empresas con posturas que parecían irreconciliables. El fin no es otro que distribuir de manera legal el contenido que antes se descargaba ilegalmente: películas y series de televisión.

BitTorrent pone la tecnología, neutra al fin y al cabo, del P2P, mientras que Warner aporta el material registrado que podrá distribuirse bajo pago. Para Warner Bros, sin duda esta es una forma de atacar de raíz el problema de la piratería.

Pérdidas multimillonarias

No hay que olvidar que Time Warner y sus filiales consideraban a BitTorrent como uno de los principales sitios desde el que descargar contenidos piratas de los estudios cinematográficos. La multinacional calcula que la piratería le cuesta cerca de 6.000 millones de dólares.

Fue el pasado año cuando BitTorrent llegó a un acuerdo con la Motion Picture Association of America (MPAA), en el que se comprometía a poner los medios para frenar la descarga ilegal de material registrado, quitando los enlaces de copias piratas.

Tras este paso, parece que la web quiere seguir ayudando -necesidad obliga- en la lucha contra las descargas ilegales, poniendo a disposición de sus clientes las películas de Warner Bros el mismo día que salgan a la venta. Los precios, asequibles según ambas empresas, rondarán el dólar por capítulo de cada serie y el precio de un DVD nuevo en el caso de las películas.

La velocidad de descarga es otro de los factores clave. Ambas compañías estiman que el tiempo de descarga en condiciones óptimas será de unos diez minutos, aunque siempre teniendo en cuenta que esto es una estimación aproximada y no para todo el mundo.

Aunque los estudios siempre han andado con pies de plomo a la hora de lanzarse a la distribución de sus productos vía Internet por miedo a la copia ilegal, algunos llevan ya meses comercializando sus productos a través de este sistema en Europa, ofreciendo la posibilidad al consumidor de descargarse la película en su disco duro, donde se almacena durante un breve período de tiempo.

Estas descargas están limitadas por la gestión de derechos digitales, DRM en sus siglas inglesas, una forma de restricción a todas aquellas obras con derechos de autor y aceptada de antemano por el usuario.

Tras este acuerdo con BitTorrent, las películas y series podrán quedarse de manera indefinida en el disco duro, siendo imposible realizar cualquier intento de copia a un DVD. Éxitos de taquilla como El código Da Vinci o La novia cadáver serán vendidos de este modo.

Dudas razonables

El hecho de que no puedan grabarse a un DVD tras haber pagado previamente la película plantea una curiosa contradicción: del mismo modo que ellos comercializan sus DVDs en las tiendas, siendo éstos también susceptibles de poder ser copiados, ¿por qué no permiten que quien pague la película, aunque la compra haya sido por Internet, no pueda verla en otro sitio que no sea en su ordenador? Puede que, después de todo, el miedo a la copia ilegal siga sobrevolando los estudios.

Warner Bros se convertirá así en el primer gran estudio en distribuir sus películas online. Su estrategia es clara: transformar a los consumidores de material pirata en compradores de sus productos. Aunque desde Warner son conscientes de que esto supone un reto, se dan por satisfechos si consiguen reconvertir a entre un 5 y un 10% de estos usuarios.

Este verano comienza el espectáculo. Habrá que ver entonces si la maniobra funciona y aquellos que antes consumían cine pirata se pasan a la copia legal.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios