Sigue la racha de los portátiles-bonzo

La noticia esta semana es que los portátiles se van a empezar a vender acompañados de un kit antiincendios, compuesto de extintor, traje ignífugo, máscara antihumos y teléfono de emergencia conectado al 112. No, es broma, pero al paso que vamos, la idea no es tan descabellada. Fue Dell la que abrió el fuego (nunca mejor dicho) de los ordenadores incendiarios, luego siguieron los iBook G4 y PowerBook G4 de Apple, y ahora Toshiba y Lenovo se unen al club de los portátiles-bonzo.

Precisamente, Lenovo fue, junto con HP y Gateway, una de las compañías que se desmarcaron del asunto a los pocos días de que comenzaran los problemas con los portátiles de Dell, allá por el mes de agosto, asegurando que sus máquinas eran perfectamente seguras. No deben serlo tanto si se confirma que también incluyen baterías de Sony, culpables de las otras explosiones y más peligrosas que un alcalde recalificando terrenos. Pues nada, habrá que desatornillar la tapa y mirar quién es el fabricante de la batería de nuestro portátil… pero tengan una manguera cerca por si acaso.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios