BAQUIA

SixthSense, diluyendo la frontera entre lo físico y lo digital

Imagine encuadrar un paisaje con sus dedos y tomar una fotografía digital. O trazar una arroba sobre una pared y acceder a su correo electrónico. O dibujar un círculo sobre su muñeca y ver proyectado un reloj. U hojear un libro en una tienda y ver proyectadas sobre la cubierta del libro críticas sobre el mismo…

Estas son algunas de las posibilidades que promete SixthSense, un proyecto desarrollado por el MIT de Massachussets y cuyo último prototipo acaba de ser presentado en el congreso Computer-Human Interaction de Boston. Su objetivo es diluir la separación entre el mundo físico y el digital, permitiendo el acceso a la información digital mediante acciones y gestos corporales.

Como explica Pattie Maes, que dirige el Fluid Interfaces Group del MIT, responsable del proyecto, los ordenadores y smartphones son aparatos “ciegos y sordos”, ya que nos obligan a detener lo que estamos haciendo y concretarles qué tipo de información necesitamos.

Por eso, la idea de SixthSense es acceder a la información de una forma mucho más espontánea, y no hay forma más natural de hacerlo que mediante los gestos del cuerpo. El sistema pretende entender donde está el usuario y qué está haciendo, y facilitar información a partir de cada situación.

Físicamente, SixthSense consta de un pequeño proyector con cámara que se cuelga del cuello. Un smartphone con conexión a Internet incluye el software necesario y se comunica con el proyector.

La cámara actúa como un ojo digital, viendo lo mismo que el usuario e identificando el movimiento de los dedos. El objetivo es reconocer los objetos o situaciones con las que el usuario interactúa; entonces, el software busca información relacionada en Internet, la envía al proyector y éste la puede mostrar sobre todo tipo de superficies.

Por ahora, la fabricación del prototipo no es demasiado costosa, pues se calcula en unos 350 dólares por aparato. Lo que todavía falta por afinar es el software, realmente la parte más importante. También la más complicada, pues debe ser capaz de reconocer lo que está viendo el usuario, identificar sus acciones, y proporcionar información relevante.

Por este motivo, en el MIT sólo se han desarrollado por ahora unas pocas aplicaciones, aunque están estudiando la posibilidad de crear una plataforma de acceso libre para que cualquier ingeniero o programador pueda aportar las suyas propias. También estudian la posibilidad de crear aplicaciones comerciales.

Los responsables de SixthSense explican que éste no trata de remplazar a los ordenadores o los smartphones, pero sí puede proporcionar algo que aquellos no pueden, como es acceder rápidamente a la información en cualquier situación o momento.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios