BAQUIA

SOA aplicada a las soluciones de gestión ERP

Como término “de moda” en el entorno informático actual, el modelo SOA (Service-Oriented Architecture, o Arquitectura Orientada a Sistemas) aplicado a las soluciones ERP ofrece una nueva arquitectura o, incluso, una nueva filosofía de desarrollo de aplicaciones que facilita la integración entre soluciones y servicios de distintos proveedores.

Los web services se están convirtiendo hoy en día en los aplicativos SOA de bandera, accesibles vía web y que permiten extender el alcance y las funcionalidades de las soluciones ERP, al mismo tiempo que reducen sus costes de gestión.

La facilidad de integración de soluciones que aporta SOA es aplicable prácticamente a cualquier área empresarial gestionada a través del ERP, desde producción, donde los pedidos realizados a través de un portal en Internet pueden integrarse de manera inmediata y automática en el flujo productivo de la compañía (con el consiguiente ahorro en tiempos, costes y posibles errores), hasta el área financiera, ligando las soluciones de gestión corporativas con aplicativos de recepción de facturas vía web para el alta automática de asientos contables.

Concepto y práctica

SOA, como ya hemos apuntado, representa una manera de pensar y un filosofía de desarrollo con múltiples modelos de aplicación posibles, algunos más ortodoxos que otros, como por ejemplo a través del protocolo SOAP, de ficheros ASCII, de FTP, XML, a través de llamadas de ejecución del sistema operativo, etc.

A pesar de la amplia cobertura que han dado los medios de comunicación especializados a la evolución del término, la verdad es que el mercado ha empezado a hablar seriamente de la estandarización de SOA hace relativamente poco. Y es normal, dado que, para que este modelo de interrelación entre aplicativos prospere, hacía falta previamente la implantación sólida de Internet en los procesos de negocioa disponibilidad de reestructuras que garanticen el uso fiable de la Red.

Algunos proveedores ERP, preocupados por garantizar la independencia de sus desarrollos y por reducir el impacto en ellos de posibles cambios, abrazaron sin embargo hace ya años un modelo de desarrollo en capas, que suponía separar la funcionalidad de los ERPs en la forma de utilizar las bases de datos, la lógica del negocio y el interfaz de usuario. Son precisamente estos proveedores los que ahora ven el desarrollo de aplicaciones mediante el modelo SOA como una simple evolución de sus productos, y cuyos clientes pueden empezar a integrar sus ERPs con soluciones y servicios web sin la necesidad de abordar ningún cambio.

No pasa lo mismo con las soluciones ERP desarrollados en arquitecturas “controlador-vista”, cuyos proveedores deben abordar un cambio importante en sus herramientas con el fin de que las mismas puedan aprovechar las ventajas SOA. Dicho cambio implica una inversión que es poco probable que se aborde en un plazo breve.

Las capacidades de SOA para ampliar el alcance de los ERP y para abrirlas, sobre todo, al mundo Internet, plantea un escenario ideal en el que todas las soluciones ERP en un futuro deberían estar basadas íntegramente en esta arquitectura. Las profundas diferencias conceptuales existentes entre las soluciones de gestión desarrolladas por distintos proveedores, sin embargo, harán muy difícil que este escenario se materialice en la práctica.

Tenemos por tanto ERPs para rato; eso sí, la apertura de estas soluciones hacia las capacidades SOA hará que los aplicativos de gestión, en el medio plazo, sean menos costosos y mucho más eficientes, dando un paso de gigante desde la actual sincronización hacia una gestión integrada en Internet, con un intercambio de información entre sistemas de gestión y, por ejemplo, portales inmediato y en tiempo real.

¿A quién interesa SOA?

La arquitectura SOA aplicada a los ERPs es un modelo conceptual ventajoso, tanto para grandes compañías como para pymes. Sus beneficios resultan hoy de gran valor para cualquier compañía con un cierto tamaño y necesidad de integrar sus soluciones de gestión con su página web, con un portal eCommerce o eBusiness o con sus sistemas de calidad. Si bien para una pequeña empresa estas necesidades parecen hoy menos urgentes, no será así en el futuro, ya que el mundo de los negocios e Internet convergen inexorablemente.

Un ejemplo claro de estas necesidades futuras es la factura electrónica, que pronto será de uso obligatorio para todas las empresas y entidades. La generación y envío de facturas no representa un problema especial para los sistemas de gestión actuales, pero su recepción e integración automática en el flujo financiero de las compañías será mucho menos costoso y más eficaz por medio de la integración con la identidad certificadora sobre una plataforma SOA.

Un tipo de empresas para las que las capacidades de integración con SOA resultan claves son todas aquellas organizaciones que utilizan aplicativos especializados para la gestión de sus diferentes áreas empresariales (como pueden ser un programa autónomo de pedidos, un aplicativo específico de producción o un sistema SGA, etc.) y que deben funcionar interconectados para retroalimentarse y garantizar el intercambio de información al nivel de toda la organización. El uso de aplicativos SOA en estas áreas aportará a las organizaciones ventajas en términos de tiempos y costes imposibles de alcanzar con los medios que se utilizaban anteriormente.

Las soluciones ERP abiertas al mundo SOA ofrecerán, también, a los distribuidores de valor añadido nuevas posibilidades de negocio, en las áreas de desarrollo y servicios de programación, para cuyo aprovechamiento, sin embargo, estos distribuidores deben estar capacitados.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios