BAQUIA

Sobre penetraciones y porcentajes

Cuando se emplea el término brecha digital se tiende a medir la distancia que existe en materia de en nuevas tecnologías entre países tan dispares cibernéticamente hablando como Estados Unidos y México, o Alemania y Uganda. La implantación de Internet en cada país depende no sólo de su grado de desarrollo económico, sino también de la inquietud que genere esta herramienta entre sus habitantes o las políticas de desarrollo emprendidas por sus respectivos gobiernos.

A pesar de lo que se pueda creer, la penetración de Internet es desigual incluso entre zonas de desarrollo económico similar, como Europa y Estados Unidos. Eso es lo que pone de manifiesto un estudio elaborado por la consultora NetValue en el que se ha tratado de cuantificar la distancia que hay en el uso de Internet entre estas dos zonas.

Pero Internet es una palabra que engloba bastantes aplicaciones. Todas ellas, como el envío de correo electrónico, descargar música, traspasar archivos a través de FTP, ver vídeos… son opciones que serían imposibles de realizar sin una conexión a Internet.

Como es lógico, a medida que una persona navega por la Red con mayor frecuencia, aumenta el número de diferentes aplicaciones que utiliza. Todos hemos realizado nuestra primera incursión por Internet con cara de asombro y la incertidumbre de no saber si realmente hacemos bien eso que la gente denomina navegar. Al poco tiempo no sólo sabíamos añadir direcciones en la carpeta de favoritos; también comenzábamos a bajarnos las primeras canciones, enviar correos electrónicos adjuntando un archivo de imagen o utilizar programas de mensajería instantánea.

A la hora de realizar el informe, NetValue ha entendido que internauta es toda aquella persona que ha utilizado al menos una vez Internet o cualquiera de sus aplicaciones en el período de tiempo estudiado, por lo que su fiabilidad es relativa. Si usted ha enviado un solo correo durante el mes de enero quedará enmarcado en la categoría de usuario de Internet junto al que dedica ocho horas al día. Los países en los que se ha llevado a cabo el estudio son los más desarrollados de Europa (Reino Unidos, Francia, Alemania, España) y Estados Unidos.

La penetración en EEUU es intensa

Ya en la primera parte del estudio Estados Unidos hace gala de su fortaleza electrónica. Allí el 50,9% de los habitantes (más de 52 millones de personas) dispone de conexión a Internet. Un gran abismo sobre su más inmediato perseguidor: en Reino Unidos el índice es del 34,4% de la población, lo que supone más de 8 millones de británicos. El tercer lugar recae sobre los alemanes, que se deben conformar con un 30,4%, un 9% más que Francia y el doble de España, que con un discreto 15,8% de habitantes conectados ocupa el último lugar de los países encuestados.

La supremacía de Estados Unidos en la Red se refleja también en aspectos fundamentales como la paridad en su uso por parte de hombres y mujeres. Aunque aún no se ha llegado a la igualdad total, ya que un 4,6% de hombres se conecta más a Internet que las mujeres (un 52,2% frente a un 47,8%), todos los expertos auguran que la brecha sexual será inexistente a finales de este año. No pueden presumir de lo mismo el resto de los países europeos. Los que más cerca se encuentran de lograrlo son los franceses, en donde el porcentaje es de un 58,4% del sexo masculino frente a un 41,6% de las mujeres. España, una vez más, ocupa la última posición con un 66,5 de internautas que se afeitan y un 33,5% que se depila.

\”A pesar de que a Europa todavía le quede por recorrer un largo camino para lograr la igualdad en el número de mujeres online que hay en Estados Unidos (40 millones), se ha producido un notable crecimiento de internautas femeninas. En el Reino Unido hay 4 millones, 5,4 en Alemania, 3,2 en Francia y tan sólo un millón en España\”, subraya el informe con cierto optimismo.

¿Cosa de jóvenes?

Siempre se ha tenido la idea de que a Internet se conectan los jóvenes que, entre partida y partida de PlayStation, navegan por la Red buscando todo tipo de cosas. Pues no. Esa idea es parcialmente errónea. Cierto que los jóvenes entre 15 y 24 años representan el 19,5% de los internautas estadounidenses, pero son muy superados por los que se encuentran en la franja de edad que comprende los 35 y 49 años. Es destacable que el porcentaje de uso entre los que tienen por debajo de las 14 primaveras y los que superan la edad de jubilación es prácticamente similar: un 6,8% para los primeros, un 1% menos que los segundos.

En Europa son aquellos que tienen entre 35 y 49 los que usan con más frecuencia Internet. En todos los países encuestados menos en uno: España. Ahí los que demuestran una afición más marcada por el mundo de Internet son los que tienen entre 15 y 24 años. Se trata, por tanto, de una población inmadura que ayuda poco al desarrollo actual de Internet, ya que un escaso número de ese 40,9% del total que representan podrá realizar compras online. Otro hecho destacable (por preocupante) es que en España sólo utiliza Internet el 0,6 de los mayores de 65 años. En estados Unidos es el 6,9% del total y en Reino Unido el 4,4%.

Por eso tampoco extraña que el 41,3% de los navegantes habituales en España tenga como ocupación \”sus estudios\”, lo que la coloca en la primera posición en cuota de estudiantes conectados a Internet. En Francia, Reino Unido, Alemania y Francia suele ser gente que ocupa puestos de trabajo medio.

Una gran mayoría de los españoles ha tenido su primera experiencia con Internet en las universidades o los institutos. \”La primera vez que me conecté a Internet fue hace cuatro años en una sala que se dispuso en la facultad de matemáticas. Al principio las mesas estaban prácticamente vacías. Ahora es casi imposible encontrar sitio\”, relata Sergio Díaz, estudiante de quinto curso de matemáticas en la Universidad Complutense de Madrid.

Sergio apenas pisa ahora la sala de Internet porque no lo necesita. Dispone de conexión en casa y tarifa ondulada. El mayor uso que hace de Internet es para consultar el correo electrónico y bajarse canciones de Napster. Sus padres (en la horquilla de edad que NetValue ha situado entre los 50 y 64 años) no se han conectado jamás a Internet. \”Bueno sí, recuerdo que una vez mi madre me pidió que le ensañara cómo funciona Internet para ver Gran hermano las 24 horas del día y para que le buscara recetas de cocina. Mi padre ni eso\”, recuerda.

Queda claro que no todo el mundo utiliza Internet con el mismo fin. Navegar es la principal razón que encuentran los internutas para conectarse, según NetValue. Pero la gran mayoría lo utiliza también para enviarse mensajes de correo electrónico. Y atención, porque ahí sí que el porcentaje es superior en Europa que en Estados Unidos. Allí el 46,2% envía o recibe e-mail, mientras que en Francia es un 65,2%, en el Reino Unido un 59%, en Alemania un 52,7% y en España un 57,1%.

Por su parte, España ocupa el primer puesto respecto al uso que se hace a través de Internet de audio y vídeo, con 36,6%, mientras que en Estados Unidos sólo lo hacen 27 de cada 100 internautas y en Francia 22. No es en lo único en lo que ganan los españoles. A juicio de NetValue también son los primeros \”chateando\”, pero no sólo en el bar, acodados en la barra hablando con los compañeros, sino también delante de un ordenador.

Los españoles muestran una especial predilección por conectarse a las charlas en la Red. De ahí que los españoles sean los europeos que echan mano con más frecuencia de los programas de mensajería instantánea (28,9% gente al 28,1% de los británicos o el 14,55 de los franceses). Los estadounidenses se quedan con el primer puesto: el 37,2% se ha descargado alguno de los diferentes modelos de los programas de mensajería instantánea disponibles en la Red.

En donde no coincide ninguno de los países sometidos a la encuesta es en el nodo que los habitantes visitan con más frecuencia. En el Reino Unido Bill Gates ostenta la primera posición con su portal MSN. En Estados Unidos es el gigante AOL/Time Warner el que ocupa esa posición, mientras que en los franceses hacen gala de su afamado chovinismo al situar por delante al portal Wanadoo. Los alemanes se decantan por T Online y los españoles por Terra. Cada oveja con su pareja.

Empatados en el comercio electrónico

Una clave para saber si Internet goza del suficiente desarrollo en un país radica en si el comercio electrónico mueve la suficiente cantidad de dólares . De nuevo (sentimos repetirnos) los que más visitaron páginas de e-commerce en el mes de enero fueron los estadounidenses, con un 74,1%. Aun así, la distancia que le separa sobre Gran Bretaña, el más país europeo más desarrollado, es de… ¡sólo dos décimas! El 70,7% de los internautas franceses consultó alguna página de estas características, una actividad que llevó a cabo el 63,3% de los alemanes y el 62,7% de los españoles. La mayoría de los nodos correspondían al sector bancario o de ocio (música y libros).

La brecha tecnológica que ha separado a Estados Unidos y Europa se va reduciendo paulatinamente. Por lógica, el crecimiento en la penetración de Internet en EEUU se irá ralentizando para estancarse dentro de unos años, ya que el crecimiento tiene un límite. A los europeos sólo les queda crecer. Eso sí, siempre mirando de reojo a su hermano mayor, de quien siempre se debe tomar ejemplo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios