BAQUIA

¡Sobreviviré!

Muchas empresas de Internet podrían adoptar en estos momentos como leit motiv la famosa canción de Gloria Gaynor (las compañías españolas tienen a su disposición el grito de guerra de Mónica Naranjo). No se sabe si la temporada de hambruna está a punto de acabar o si aún queda una larga agonía por delante, pero aún perviven muchas puntocom empeñadas en aferrase a este mundo. La idea que les alienta a seguir luchando es que los que consigan sobrevivir se convertirán en los líderes de sus respectivos sectores.

El último censo

Hay un dicho que se lleva extendiendo desde hace bastante tiempo: apenas una de cada veinte empresas de Internet sobrevive. Afortunadamente, es una percepción exagerada de la crisis.

WebMergers publicó recientemente un informe con tintes de censo en el que recogía las últimas defunciones estadounidenses que tuvieron lugar durante el mes de junio. 53 empresas echaron el cierre el primer mes del primer verano del milenio, frente a las 17 que clausuraron en junio de 2000. Al menos en junio de 2001 hubo una muerte menos que en mayo y dos menos que en abril.

¿Será esto el inicio de una tímida remontada o es que, sencillamente, ya no quedan empresas puntocom susceptibles de desaparecer?

En total, desde enero de 2000 a junio de 2001 han caído 555 empresas de Internet, el 60% a lo largo de la primera mitad. Desglosándolas por sectores nos encontramos con que 33 estaban dedicadas a facilitar servicios profesionales, 53 a proporcionar acceso, 65 a crear infraestructuras, 150 al contenido y la friolera de 254 eran compañías que pretendían vivir del comercio electrónico. Es decir, el 46% de las defenestradas en el último año y medio han sido empresas B2C (Business to Consumer).

Evaluando los daños en el B2C

Según un reciente estudio llevado a cabo por The Standard, las cifras son mucho más halagüeñas que ese pretendido índice de supervivencia del 5%: más de la mitad de las empresas de comercio electrónico aún colean. No es como para lanzar cohetes, pero tampoco es como para tirarse de cabeza por un viaducto.

El peritaje de The Standard ha dejado fuera a los cada vez más exitosos negocios que combinan los bits y el cemento y a las compañías que no tuvieran un tamaño mínimamente respetable. De las 123 empresas yanquis puramente de Internet que ha seleccionado, 43 de ellas cotizan con mayor o menor fortuna en el Nasdaq, y las 80 restantes contaron con una financiación inicial de al menos 10 millones de dólares.

¿Y qué ha pasado con esas empresas a día de hoy?

Pues de las 123 empresas, 81 han conseguido mantenerse en pie (o de rodillas, o tumbadas, pero al menos vivas). No obstante, muy pocos de sus trabajadores han conseguido dar el pelotazo que pretendían el día que se alistaron a la plantilla de su correspondiente puntocom. Eso sí, no todas conservan su independencia; un buen número de ellas fueron adquiridas cuando estaban más o menos de saldo.

La compra no supone siempre la muerte del negocio. El 16% de las empresas puntocom privadas que fueron adquiridas cuando estaban (unas más que otras) al borde de la extinción, siguen operando. En el caso de las compañías que pusieron los pies sobre el parqué, esta cifra es del 26%.

Hay una gran diferencia en el porcentaje de supervivientes según se trate de empresas que cotizan o no. De las 80 puntocom que no cuentan con ticker, 35 ya han pasado a mejor vida, por lo que la mortandad se sitúa en torno al 44%.

Entre las empresas cotizadas el porcentaje es más alentador. Sólo 7 han fenecido, es decir, el 16%. Aunque a estos cadáveres (eToys, Pets.com, Genesis Direct, MotherNature.com o Value America son las más destacables) hay que sumar la reciente e importante desaparición de la \’verdulería\’ online Webvan, que aún respiraba cuando se presentó el informe.

Contra viento y marea

Webvan es un buen ejemplo de que las supervivientes no tienen necesariamente que encontrarse en un buen momento de forma. De las empresas que cotizan y que aún colean, 18 tienen una capitalización bursátil inferior a 500 millones de dólares. Muchas valían miles de millones hace no demasiado tiempo, cuando Internet iba a ser el Eldorado del siglo XXI.

Apenas 6 compañías están valoradas actualmente en más de 1.000 millones de dólares. Los listos de la clase son eBay, que vale unos 18.500 millones, Amazon.com con 5.000 millones de capitalización bursátil, HomeStore.com con 3.600, Expedia (vendida hace poco por Microsoft a USA Networks) con 2.200, Priceline.com con 1.600 y Travelocity.com con 1.400 millones de dólares.

En este selecto club destaca poderosamente eBay. La capitalización del subastero online supera la del resto de empresas juntas, incluida Amazon, la puntocom de comercio electrónico por excelencia.

Pese a la relativa buena salud de estas compañías, todas están a años luz de lo que valían o hubieran valido en plena euforia.

Recuento de cadáveres

Definitivamente, la modestia y la prudencia han sido dos conceptos clave para afrontar con éxito la crisis.

Es digno de destacar, al echar un vistazo a las lápidas de este particular cementerio, que algunas de las que han muerto son las que más fama habían reunido, como Boo.com, Kozmo.com o MVP.com.

También es significativo que, entre las que han conseguido mantener la cabeza por encima del agua, se encuentran aquellas que, modestamente, nunca intentaron emular el modelo de muchas ventas con poco margen de beneficios de la empresa de Jeff Bezos.

Otro dato que conviene mencionar es que la media de financiación inicial de las compañías privadas desaparecidas es de casi 63 millones, frente a los 48,4 millones de las que han sobrevivido.

De las 45 empresas no cotizadas que se están manteniendo a flote por el momento, apenas cuatro consiguieron una inversión igual o superior a los 100 millones de dólares. Los afortunados fueron 800.com con 121 millones de dólares, Autotrader.com con 100, WeddingChannel con 103 y Food.com con 131 millones.

En cambio, entre las 35 puntocom defenestradas hay 6 empresas que consiguieron reunir más de 100 millones. Son Boo.com con 135 millones, Carorder.com con 125 millones, iMotors.com con 130, MVP.com con 246, PetStore.com con 108, y Kozmo con 247.

La esperanza blanca

Las esperanzas de los supervivientes B2C están depositadas en el propio comercio electrónico. La gente sigue empeñada en comprar cada vez más desde la Red. Según datos de Boston Consulting Group, el comercio electrónico, que creció un 66% en 2000, se incrementará un 46% en 2001.

Pese a los muchos muertos que están quedando por el camino, los pulmones de muchas empresas siguen bombeando oxígeno, las manos continúan aferradas a la tabla, y la esperanza es lo último que se pierde pese a que el agua cada vez está más fría. No todos los barcos que chocan con un iceberg tienen que acabar necesariamente como el Titanic.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios