BAQUIA

Software libre e innovación (y II). Innovación más allá de la empresa

La primera parte de este artículo pretendía definir el concepto de innovación y su origen. Pero la innovación no sólo aparece vinculada a procesos de negocio. Mercados donde la rentabilidad es más difícil de conseguir, hacen que la innovación bajo el modelo de software propietario sea mucho más lenta en penetrar. Este es el caso de la Educación, el Tercer Sector o el Sector de la Discapacidad, en los que el retorno de la inversión no es tan claro, lo que implica que el acceso a la tecnología sea mucho más lento. Analicemois estos tres ejemplos:

Comunidad educativa

Recientemente la Universidad Autónoma de Madrid, a través del Centro de Referencia Linux, anunciaba la entrega de 40.000 distribuciones para uso de los alumnos. Esta distribución es genérica para todos los alumnos. Sin embargo, un paso más allá en la personalización de la tecnología nos llevaría a la creación de distribuciones personalizadas en función de las facultades y de los intereses personales de cada alumno.

Una distribución personalizada destinada, por ejemplo, a estudiantes de una facultad de Empresariales, supone una muestra de innovación que cualquier facultad puede adoptar en función de sus propias necesidades. Esta distribución incluiría todo aquello que los departamentos de la facultad consideraran necesario para el aprendizaje del alumno: un paquete ofimático (plantillas de txrabajos, de ejercicios; diccionarios económicos, financieros, contables, estadísticos; supuestos contables y financieros) o aplicaciones de comunicaciones (listas de correos electrónicos de la facultad -profesores, administración, alumnos; navegador de Internet con enlaces predefinidos por asignatura y por nivel; mensajería instantánea) supondría habituar a los alumnos en el uso de herramientas que posteriormente supondrán una ventaja competitiva al incorporarse al mercado laboral.

Las necesidades de los alumnos son perfectamente conocidas por la facultad, por lo que es ella la que adapta los programas necesarios en función de dichas necesidades. La innovación vendrá directamente en este caso desde la comunidad educativa, pues será ella la que dirija el proyecto de implantación, y no la empresa de tecnología, cuyo papel es el de la implantación y modificación del mismo en función exclusivamente de los intereses del cliente.

El sector de la Discapacidad

La flexibilidad que ofrece el software libre es la única vía de acercar las tecnologías a las personas con discapacidad. Las personas que presentan alguna discapacidad son singulares, por lo que la tecnología a su disposición debe personalizarse en función de esas discapacidades. Gracias a la libertad que ofrece el software libre, se puede crear una distribución a medida de las necesidades de estas personas.

Partiendo de la base tecnológica de Metadistros, se pueden crear aplicaciones personalizadas, aplicaciones de comunicación y aplicaciones creativas para el colectivo de las personas con discapacidad psíquica. Por ejemplo, se puede crear una distribución específica para las personas de la Tercera Edad que presenten indicios de la enfermedad de Alzheimer. Esta distribución contendría ejercicios y aplicaciones que tuvieran en cuenta las necesidades específicas de este colectivo. Si en el caso de las personas que no tienen ninguna discapacidad la personalización se antoja como importante, en el caso de las personas que presenten alguna discapacidad se hace vital, y sólo el software libre presenta la libertad de personalización requerida.

Uno de los apartados específicos del plan España.es es Navega.es, programa consistente es potenciar el uso de las tecnologías por parte del colectivo de las personas con discapacidad y de aquellos que tenga un riesgo implícito de exclusión digital por razones de dispersión geográfica u otras. Para el conjunto de este sector, el plan dedica 240 millones de euros. La realización de una distribución específica para personas con discapacidad no se situaría por encima de dos millones de euros. ¿Por qué no crear al amparo de España.es, una distribución de aplicaciones informáticas destinadas a las personas con discapacidad? Esta distribución sería usable no sólo en España, sino en todo el mundo. A pocos ejemplos de transferencia tecnológica tan sociales como este podremos aspirar.

El Tercer Sector

Es otro de los sectores que se puede beneficiar de la implantación de tecnologías, así como de las capacidades de innovación. La posibilidad de dotar a todo tipo de asociaciones de la tecnología necesaria para su entrada en la Sociedad del Conocimiento es relativamente baratas. Mediante la realización de distribuciones personalizadas, se puede dotar a todo tipo de comunidades y asociaciones de aplicaciones ofimáticas, infraestructuras de voto electrónico, herramientas de comunicación, plantillas para procesos administrativos, etc.

De nuevo aquí, la innovación provendrá del conjunto de personas que conocen las características de sus organizaciones y las necesidades, por ejemplo, de gestión de una Fundación o de una ONG.

Cuando la innovación es cuestión de supervivencia

Vemos por tanto que la innovación puede y debe provenir de los diferentes estratos de la sociedad. Este hecho puede ser interesante desde múltiples ópticas, pero cuando la tecnología es una cuestión de supervivencia, la tecnología personalizable y libre es una cuestión básica para el desarrollo de una comunidad.

El MIT a través del Center for Bits and Atoms , lleva una iniciativa conocida como los FabLabs que el profesor Neil Gershenfeld dirige. Los FabLabs son laboratorios tecnológicos localizados en cada una de las comunidades que atienden (India, Costa Rica y Noruega). En estos laboratorios se desarrolla tecnología para cubrir las necesidades de la población local. Por ejemplo, en una aldea rural al norte de la India están desarrollando a partir de una cámara web la manera de realizar análisis químicos para determinar cuándo la leche se echará a perder, evitando de esta manera la proliferación de enfermedades en esta zona.

Esta tecnología quizás no sea nunca desarrollada por empresas, ya que su rentabilidad puede ser bastante discutible, por lo que bajo el modelo de empresas de software propietario, una aplicación dirigida a este nicho de mercado no sería factible. Frente a esto, el software libre permite ser copiado, modificado y distribuido para ser usado en este tipo de laboratorios sin nigún tipo de complicación. Gracias a la libertad de creación tecnológica, las comunidades locales se ven favorecidas por el uso libre de la tecnología. ¿No es este un ejemplo suficiente de innovación?

Más allá de la Revolución Digital: los Personal Fabricators

Pero cuando avazamos hacia un mundo en el cual la tecnología formará parte intrínseca de nuestra vida, con presencia de sensores y de aparatos conectados entre sí, un nuevo concepto emerge: Personal Fabricators (PFs, o Fabricadores Personales), que demuestran cómo las tecnologías libres son las únicas capaces de proveer de la flexibilidad posible para ir más allá de la Revolución Digital.

Enunciados por primera vez en el año 2000, los PFs vienen a ser fabricadores personales de tecnología que permiten la creación de todo tipo de aparatos eléctricos. Las posibilidades de \”imprimir tecnología\” son testadas desde hace unos años por los especialistas del MIT, y los FabLabs son laboratorios donde se está empleando constantemente esta tecnología. Tal y como comentaba en enero de 2003 el profesor Gershenfeld, los PFs permitirán crear tecnología como teléfonos, frigoríficos, radios, etc. estando totalmente a nuestro alcance. El ejemplo anterior de la webcam y su conversión en una analizador químico demuestra cómo la tecnología libre permite ser adoptada en función de nuestras necesidades.

Alfredo Romeo es Director General de la consultora Open:service

Blog personal:aromeo.net


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios