BAQUIA

¿Son o no inocuas las tecnologías inalámbricas?

En los años dorados de Hollywood (y aún en épocas más recientes), no había película en la que los protagonistas no aparecieran fumando en una cuantas escenas. Por entonces, el tabaco se consideraba un símbolo de glamour, de distinción social e incluso un reclamo sexual, y nadie se planteaba que las escenas en las que una sugerente columna de humo envolvía a los protagonistas eran en realidad la mejor publicidad para un elemento letal para la salud.

¿No estará sucediendo algo similar con las nuevas tecnologías? Nuestro organismo está continuamente bombardeado por las radiaciones que emiten teléfonos móviles, dispositivos inalámbricos, conexiones wi-fi, routers, señales de satélite, etc., y casi nadie se preocupa por averiguar si tanto avance tecnológico no estará sucediendo a expensas de nuestros cuerpos, nunca antes expuestos a semejante “amenaza”.

En Gran Bretaña ya se plantearon hace unos meses los posibles efectos nocivos para la salud de los aparatos que emiten radiaciones electromagnéticas, aunque luego fueron desmentidos; y ahora científicos holandeses alertan sobre el peligro de circular por hospitales con teléfonos móviles, porque pueden interferir en los equipos de los que depende la vida de los pacientes. Tal vez sean exageraciones, o tal vez dentro de unos cuantos años nuestros nietos se lleven las manos a la cabeza cuando recuerden la forma en que sus abuelos se exponían a tecnologías insanas.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios