BAQUIA

Sony abandona (al fin) el DRM en los libros electrónicos

Sony tardó siete larguísimos años en darse cuenta de que el DRM (Digital Rights Management o Gestión de Derechos Digitales) no era precisamente el mejor método de distribuir sus producciones, sobre todo si no quería echarse encima a casi toda una comunidad de internautas que no querían adquirir un material protegido por un sistema que ha sido muy duramente criticado en los últimos años.

Pero parece que nunca es tarde si la dicha es buena. Y, aunque tarde, Sony está empezando a modificar según qué actuaciones. Buena prueba de ello es que la compañía dejará de vender ebooks con DRM a finales ya de este año en beneficio del formato EPUB, que será el elegido.

De este modo, Sony parece dar buenos pasos ante Amazon, al que en los últimos meses se le acusa de cierta dejadez a la hora de actualizar sus modelos y su software. Veremos si la jugada de Sony provoca algún movimiento interesante en el mercado de los libros electrónicos.

Siete años de lucha con la música
La velocidad con la que Sony se ha desprendido del DRM en los libros no tiene nada que ver con la batalla que emprendió en el terreno musical, en el que se convirtió en uno de los verdaderos ogros de los usuarios. Sony comenzó a editar en 2002 CD´s con tecnología DRM. Esta tecnología convertía a los CD´s de música en CD-ROM y limitaba su reproducción a los ordenadores. No obstante, con el tiempo, incluso esta característico acabó volviéndose en su contra, ya que se descubrió que el DRM instalaba malware en los ordenadores de los usuarios, todo ello sin ningún permiso previo, por supuesto.

Fueron años muy conflictivos para Sony, que se empeñó en enfrentarse a todo lo habido y por haber y defender el DRM por encima de todo en lo que acabó convirtiéndose en una verdadera batalla de egos. Finalmente, en 2007 Sony anunció que dejaba de producir CD´s con tecnología DRM, argumentando que “los costos de DRM no son comparables con los resultados”. No obstante, y pese a las razones económicas dadas, siempre se ha tenido la sensación de que Sony acabó rindiéndose a la negativa evidencia del DRM, pero cuestiones de orgullo les hicieron dar otros motivos.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios