BAQUIA

Steve Jobs quiere dar la puntilla a Flash

Hace tiempo que Apple y Adobe se desafían en un tira y afloja acerca de incorporar o no Flash en los productos con el logotipo de la manzana. La escaramuza se desató principalmente a raíz de la presentación del iPad, cuando se conoció que el tablet no sería compatible con esta tecnología, muy extendida en Internet.

Ahora, Steve Jobs parece decidido a acabar con la polémica, y quien sabe si incluso a terminar con la presencia de Flash no sólo en sus iPhones, iPods e iPads (donde es seguro que ya no lo veremos), sino en toda la industria de los smartphones.

En una carta abierta publicada en la web de Apple, Jobs expone las razones por las que, según él, dejar entrar Flash en los móviles es una mala idea, principalmente por motivos relacionados con la seguridad, la duración de la batería y la experiencia de usuario.

Antes de eso, Jobs rememora los tiempos en que Adobe y Apple eran dos compañías amigas y colaboradoras; incluso Apple fue dueña del 20% de Adobe durante años. Pero después sus carreras y productos se distanciaron, con la excepción del paquete Creative Suite para Mac.

Jobs también quiere dejar claro que prescindir de Flash no responde a intereses comerciales (se les acusaba de proteger su App Store), sino exclusivamente tecnológicos. Y afirma que al contrario de lo que muchos creen, Flash es una tecnología cerrada y los sistemas de Apple son abiertos.

Concretando, y por no traducir la carta íntegramente (a los que se les atragante el inglés pueden recurrir a una aceptable traducción de Google Translator), los puntos principales de Jobs se resumen en:

  • Flash está muy extendido, pero eso no significa que sea abierto. Es un software propietario 100%, y por tanto Adobe controla modificaciones, precio, etc. Apple cree que todos los estándares web deberían ser abiertos (como HTML5), auque sus propios sistemas operativos no lo sean.
  • Aunque muchos vídeos y juegos online funcionen con Flash, los usuarios de los productos de Apple tienen alternativas como el formato H.264 o los más de 50.000 juegos disponibles en la App Store.
  • Flash es un problema para la seguridad y el rendimiento de los equipos, el principal motivo de avería en los Macs. Jobs también está convencido de que no sólo lo funciona bien en los iPhones, sino en ningún teléfono.
  • Los vídeos en Flash consumen más batería, ya que exigen mayor trabajo de los chips para decodificar el software. Las famosas 10 horas de batería del iPad se reducirían a menos de 5 si tuviera que reproducir Flash en lugar de H.264.
  • Flash se inventó para utilizarse en PCs con un ratón, por lo que no tiene sentido incorporarlo a un interfaz táctil. Tampoco es lógico que los programadores lo adapten al iPad, ya que entonces sería mejor que se pasaran directamente a tecnologías más modernas, como HTML5, CSS o JavaScript.
  • Y lo más importante, Jobs cree que dejar entrar a un tercero en el matrimonio plataforma – desarrollador es problemático y peligroso, porque (Apple) no puede estar a merced de que ese tercero (Adobe) decida cómo y cuándo pone a disposición de los desarrolladores todas las mejoras que Apple produce.

Jobs concluye: “Los nuevos estándares abiertos creados en la era móvil, como HTML5, se impondrán en los teléfonos (y en los PCs). Tal vez Adobe debería centrarse en crear grandes aplicaciones en HTML5 para el futuro, y menos en criticar a Apple por dejar atrás el pasado”.

¿Será este el epitafio que se escriba sobre la tumba de Flash?


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios