BAQUIA

Steve Jobs quiere salvarnos del porno

A veces, uno debería darle un par de vueltas y calmarse antes de acudir a la comunicación electrónica, especialmente en fin de semana y a deshoras. Esta es quizá una de las conclusiones más elementales de la discusión por correo electrónico que mantuvieron un periodista de Gawker, la empresa responsable del blog de tecnología Gizmodo, y Steve Jobs, consejero delegado de Apple.

Ryan Tate, que escribe para la publicación ValleyWag, se enfadó el viernes después de ver un anuncio del iPad y le mandó un correo a Jobs, que a veces responde a los mails del común de los mortales. Efectivamente, respondió, y así comenzó un largo intercambio de correos electrónicos en el que los ánimos se fueron calentando al tratar sobre plataformas cerradas, los enfrentamientos de Apple y Adobe o las nuevas normas de Apple para aplicaciones móviles, tanto desde el punto de vista técnico como del moral, porque la empresa está prohibiendo aplicaciones subidas de tono.

Y la frase más llamativa no aparece al final, cuando ambos llevan las acusaciones al terreno personal (ah, discusiones electrónicas, siempre tan adultas, aunque al menos lograron evitar la la Ley de Goldwin). No, lo más destacado es la respuesta de Jobs cuando el periodista le acusa de no estar liderando una revolución, como aseguran sus anuncios, porque \”las revoluciones tratan de libertad\”.

\”Sí, libertad de programas que roban tus datos personales\”, responde el directivo. \”Libertad de programas que arrasan con tu batería. Libertad frente al porno. Sí, libertad. Los tiempos están cambiando y algunos tipos tradicionales de PC sienten que su mundo se está desvaneciendo. Lo está\”, concluye.

El caso es que hay algo de mala sangre entre Gawker y Apple después de que Gizmodo se comprara aquel iPhone 4G perdido, y Apple les azuzara a la policía.

Pero también es verdad que las nuevas normas de la AppStore, que limitan las herramientas con las que pueden construirse aplicaciones para el iPhone, el iPod Touch o el iPad, han despertado las críticas de los desarrolladores y llevado a la cancelación de la conferencia MacHack.

Y en cuanto a la apertura de sus plataformas, no son pocos los que señalan que Adobe y Apple acusándose de cerrados entre sí es un bonito ejemplo de y le dijo la sartén al cazo…


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios