Steve Wozniak: la sinceridad por delante

A más de uno se le habrá atragantado el café en el departamento de Relaciones Públicas de Apple al leer la entrevista que Steve Wozniak, cofundador de la compañía, ha concedido al diario británico Telegraph. Y es que Wozniak ha dejado de lado tanto la diplomacia como las declaraciones institucionales al abordar una serie de temas relacionados con su empresa y el futuro de Internet.

Respecto al iPod, Wozniak se pregunta cuánto tiempo podrá seguir dominando el mercado de los reproductores digitales. Afirma que, como sucedió con los transistores de radio o los walkman, todo producto tiene su ciclo vital, y el del iPod puede empezar a vislumbrarse.

Apple continúa vendiendo 10 millones de iPods cada trimestre en todo el mundo. Precisamente, su popularidad puede volverse en su contra: si es cada vez más barato, está presente en todas partes y deja de ser una novedad, los consumidores pueden cansarse en breve de él.

Más piedras contra el propio tejado: Wozniak también arremete contra el iPhone 3G, el último objeto de deseo producido por Apple. Critica que sea un producto cerrado, a diferencia del Android desarrollado por Google, lo cual lo convierte en un producto limitado y que puede no satisfacer todas las necesidades de los usuarios.

En realidad, Wozniak lleva 20 años retirado de Apple, desde que se apartó de la dirección en 1987. Tal vez por eso, y por el amor que conserva a la empresa que fundó junto con Jobs, opina con toda franqueza sobre la applemanía.

El hecho de que para millones de usuarios de sus productos Apple sea casi una religión es algo que no le agrada ni a él ni al propio Steve Jobs, asegura Wozniak. “En una religión no puedes desafiar nada. Me gustaría que nuestros clientes nos desafiaran”, afirma con rotunda franqueza.

Apple ha bajado su valor en Bolsa desde el máximo de 178 dólares por acción que alcanzó en agosto a los poco más de 100 dólares con que cerró la semana pasada,. Wozniak, al que nunca le ha preocupado demasiado el dinero, cree que es un ajuste “correcto”, y que toda la industria tecnológica está sobrevalorada.

Eso incluye la Web 2.0 y las redes sociales, que ha sido sobrevaloradas por los inversores, lo cual podría devenir en una situación similar al estallido puntocom vivido a comienzos de década, que se llevó por delante 5.000 billones de dólares entre marzo de 2000 y octubre de 2002.

wwww.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios