BAQUIA

Streamig de video para iPhone

Uno de los términos actualmente más populares y que venimos escuchando cada vez con mayor frecuencia en Internet es “streaming de video” o “streaming de audio”.

El término streaming podría ser traducido como “obtener bajo demanda”. Pero, ¿qué significa esto?. Remontémonos unos cuantos años atrás. ¿Era rápido ver un video en Internet? La respuesta obviamente es no. ¿Por qué? Simplemente, porque cuando hacíamos clic en un enlace para ver un vídeo, debíamos esperar a que el archivo de vídeo se descargara en nuestro ordenador.

Desde la aparición de la técnica de streaming esto ha cambiado, ya que podemos ir viendo el vídeo o escuchado el audio sin necesidad de descargarlo de Internet.

Para nuestro dispositivo iPhone, a partir de la versión 3.0, tenemos la posibilidad de obtener streaming de video en directo, más conocido como HTTP live streaming. En la actualización de junio de 2009, Apple lanzó un protocolo de streaming propio que usa bit-rates (tasa de bits) dinámicos para permitir un streaming de lo más suave, aunque las condiciones de la red sean de locura.

El protocolo de streaming de iPhone toma al principio la peor calidad mientras mide tu ancho de banda, y poco a poco incrementa la calidad del video hasta que recibes aquella calidad que te permite la red. El flujo de transferencia se ajusta a la más alta calidad que el usuario puede recibir en cada momento. Si la conexión se ve afectada, la calidad del video será disminuida sin que éste sea interrumpido.

La forma de obtener los videos mediante este sistema de streaming se realiza mediante ficheros de listas de reproducción URI (“Localizador Uniforme de Recursos”). Estas listas de reproducción contienen elementos URIs, cada uno de los cuales apunta a un fichero de video. Igualmente, estos elementos pueden ser utilizados mediante M3U, el estándar de listas de reproducción originalmente implementado por Winamp.

Lógicamente, la complejidad y los altos costes de gestión y mantenimiento de nuestro propio servidor de streaming nos obliga a encontrar soluciones más asequibles, tales como Filezilla.

Contratar los servicios de un proveedor de streaming, además de ahorrarnos costes, nos ahorrará más de un dolor de cabeza a la hora de configurar nuestros servidores, ya que se trata de máquinas que ya están proporcionando estos servicios.

Formatos disponibles

El iPhone tiene como formatos de vídeo compatibles:

  • H.264 a un máximo de 1,5 Mb/s, 640 por 480 píxeles, 30 fotogramas por segundo y versión de baja complejidad del perfil básico de H.264, con sonido AAC-LC de hasta 160 Kb/s a 48 kHz y estéreo en los formatos de archivo .m4v, .mp4 y .mov.
  • H.264 a un máximo de 2,5 Mb/s, 640 por 480 píxeles, 30 fotogramas por segundo y perfil básico hasta nivel 3.0 con sonido AAC-LC de hasta 160 Kb/s a 48 kHz y estéreo en los formatos de archivo .m4v, .mp4 y .mov.
  • MPEG-4 a un máximo de 2,5 Mbps, 640 por 480 píxeles, 30 fotogramas por segundo y perfil simple con sonido AAC-LC de hasta 160 Kb/s a 48 kHz y estéreo en los formatos de archivo .m4v, .mp4 y .mov.

Para terminar, os recomiendo que veáis un vídeo donde se muestra cómo se hace la petición de un vídeo en Internet desde un iPhone, y cómo se visualiza en los servidores de streaming todas las peticiones que se están haciendo desde el iPhone para ver ese vídeo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios