¿Su ISP le reduce la velocidad? Google se lo dice

Algunos proveedores de acceso a Internet tienen la costumbre de bajar la velocidad de descarga de sus usuarios cuando detectan que han superado un cierto límite o que están accediendo a programas de intercambio de archivos. El caso más conocido es el de Comcast, el ISP norteamericano que decidió desconectar a algunos usuarios por considerar que superaban el ancho de banda contratado.

Es, resumidamente, una cuestión que se conoce como la neutralidad de la Red, y que tiene que ver con el derecho de todos los usuarios a disfrutar de la misma calidad de acceso a Internet, hagan el uso que hagan de éste.

Se trata de una cuestión nada sencilla de resolver, pues implica matices tanto legales como éticos. Los ISPs alegan que deben tomar medidas para controlar el volumen de tráfico, y que la saturación que provocan unos pocos no afecte a la calidad del servicio general. Por su parte, los proveedores de contenidos y servicios temen que los ISPs ejerzan discriminación (BitTorrent y Skype suelen ser víctimas habituales), favoreciendo el tráfico de algunos usuarios o aplicaciones sobre otras.

En cualquier caso, ahora podremos al menos saber si un ISP está bloqueando o reduciendo la conexión por la que accedemos a Internet, gracias a un proyecto conjunto desarrollado por Google junto con New America Foundation (una división del Partido Demócrata), PlanetLab (un consorcio entre universidades y empresas dedicado al desarrollo de las redes) y un grupo de investigadores académicos.

Se trata de M-Lab o Measurement Lab, que se define como una plataforma abierta a investigadores que quieran aportar herramientas de evaluación y diagnosis de la calidad de las conexiones. “El propósito de M-Lab es avanzar en la investigación de las redes y facilitar al público información útil sobre las conexiones de banda ancha. Aumentando la transparencia de Internet, pretendemos ayudar a sostener una Internet más sana e innovadora”, reza su principal objetivo.

En la web los usuarios podrán encontrar programas que investigarán la calidad de su conexión de banda ancha, conectándose a un servidor localizado en Europa o Estados Unidos. De momento, sólo hay tres herramientas disponibles que soportan a un limitado número de usuarios, pero el objetivo es ampliar antes de fin de año a 36 servidores de Google localizados en 12 puntos diferentes. Así, Google aporta a M-Lab recursos (servidores, transmisión de datos, etc.) que los investigadores académicos difícilmente pueden proveer.

El proyecto ha sido presentado por Vint Cerf, considerado uno de los padres de Internet y en la actualidad miembro del equipo directivo de Google. “Cuando una aplicación de Internet no funciona como se espera o tu conexión parece flojear, ¿cómo puedes saber si es un problema causado por tu ISP, la aplicación, tu ordenador o cualquier otra cosa?”, pregunta Cerf en el blog oficial de Google. La intención de M-Lab es darnos la respuesta a esa pregunta.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios