BAQUIA

Subasta online de empleos: Gana el que sale más baratito

Fabian Löw, estudiante y empresario alemán de 31 años, y su socio, Oliver Heim, son los dueños de la compañía JobDumping GbR. Esta firma ofrece la posibilidad, a través de la web www.jobdumping.de, de subastar puestos de trabajo que serán para aquellos desempleados que se presten a trabajar a cambio del salario más bajo posible.

La iniciativa, que lleva ya unos cuantos meses en funcionamiento, ha suscitado una intensa polémica desde ciertas voces que la consideran como una forma moderna y online de esclavitud.

Lo que no se puede negar es la brillantez de la idea en un país como Alemania, azotado desde hace tiempo por una fuerte crisis económica y donde sus más de cinco millones de parados constituyen un récord desconocido desde la II Guerra Mundial. Por otra parte, el mercado laboral germano es de los más rígidos de Europa, en buena parte debido a la potencia de sus sindicatos. Como IG Bau, que ya ha dicho que \”se trata de un comercio de esclavos moderno\”; no en vano, el proyecto de Löw y Heim es un claro desafío al poder de las centrales sindicales.

Básicamente, la empresa se asienta sobre tres pilares: en la sección ofertas de trabajo, un empresario ofrece un empleo y anuncia la cantidad máxima que está dispuesto a pagar. Al final, el que menos dinero pide se queda con el trabajo.

En la sección oferta de mano de obra es a la inversa: una persona se ofrece por una cantidad mínima para realizar una tarea. Los empleadores, si están interesados en él, suben el precio de la hora de jornada para conseguir sus servicios. Y finalmente está el capítulo ofertas de empleo, que utiliza las reglas básicas de una agencia de empleo a cambio de comisiones.

Löw admite que el nombre de la compañía es una provocación deliberada en un país donde la palabra dumping es sinónimo de erosión social, pero cree que su iniciativa está condenada al éxito y que se halla muy lejos de ser una versión moderna de los antiguos mercados de esclavos. \”Ofrecemos a la gente la posibilidad de auto-administrarse en un tema tan delicado como el trabajo\”, afirma. \”Además, nuestras condiciones obligan a los usuarios a firmar un contrato legal en el plazo de una semana, cuando lo normal en Alemania son dos semanas», añade.

\”Ofrezco 150 euros para pintar dos habitaciones. ¿Quién se ofrece por menos?\”. Este es uno de los anuncios que se han podido leer en la web. \”Ofrezco un contrato de 325 horas a 6 euros la hora. ¿Quién se ofrece por menos?\”, decía el propietario de una pastelería berlinesa. La primera subasta se cerró con un precio de 75 euros, y la segunda, a sólo 4,5 la hora. El mínimo aceptado es de 3 euros. Ofrecer mano de obra cuesta 0,95 euros, y buscar un empleado, 1,85.

\”Sólo si los sueldos bajan, las empresas y particulares podrán ofrecer nuevos trabajos. Es nuestra idea central\”, explica Löw. \”Los costes laborales alemanes son los más elevados de Europa. Hay que renegociar todo\”. La página, que tiene una media de 30.000 visitas diarias y 8.000 usuarios registrados, ha permitido ya la negociación de unos 1.500 contratos temporales. Estos datos han sido más que suficientes para convencer a Löw de lanzar versiones de la web en inglés, francés y castellano el próximo mes de agosto.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios