BAQUIA

Subvencionando robinsones online

Lo peor de los planes fallidos que pretenden fomentar el uso de las nuevas tecnologías y la presencia de las pymes en Internet es que acaban consiguiendo el efecto contrario: espantar al receloso empresario que ve como su dinero se esfuma sin ningún tipo de retorno, pese a lo prometedores que se presentan iniciativas como el Programa NEW (Ninguna Empresa sin Web), incluido en el Plan Avanza.

Imaginen el caso de un empresario que se decida a pagar 799 € de alta y un mantenimiento de 40 € mensuales por una plantilla de página web estandarizada (sea cual sea su negocio), y unos servicios como cuentas de correo, registro de dominios o licencia para un gestor de contenidos. Nada que cualquier internauta medianamente hábil no sea capaz de hacer por sí mismo, ningún recurso que no se pueda encontrar gratis o a un precio mucho menor en la Red.

Ahora bien, ni rastro de servicios realmente útiles para no sólo estar en Internet, sino dotar de una imprescindible visibilidad a esa presencia: alta en directorios, posicionamiento en buscadores, estrategias de marketing online, etc. Planes que ofrecen construir una isla en mitad del océano sin conexión alguna con el resto del universo.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios