BAQUIA

Te quiero, pero bajo control

Tras más de cinco años de intensa convivencia con Internet, los habitantes de Estados Unidos mantienen una relación a menudo contradictoria con el mundo online, aunque mayoritariamente favorable, según revela un ambicioso estudio realizado por la Markle Foundation de Nueva York, cuyas conclusiones se han dado a conocer esta semana.

El 63% de los encuestados por esta organización sin ánimo de lucro muestra una opinión positiva sobre Internet, que se eleva al 83% cuando los entrevistados son internautas. Al mismo tiempo, sin embargo, prácticamente la mitad de la población considera que la Red es una \”fuente de preocupación\” por varios motivos, entre ellos la falta de privacidad, la violencia, la pornografía, la impunidad y el fraude.

Otras cuestiones que también preocupan, aunque bastante menos que las anteriores, son la censura, los virus informáticos y la posible formación de oligopolios que puedan controlar el medio.

Control, pero no del Gobierno

Es por ello que a muchos americanos les gustaría que existiese un control más estricto de todo lo que sucede en Internet, aunque no les agrada para nada la idea de que ese control esté básicamente en manos del gobierno. Lo que les gustaría es un tipo de control más moderno y flexible, alejado por igual de una estricta \”regulación gubernamental\” o una completa \”autoregulación de la industria\”, que incluyese a gobierno, industria, expertos, organizaciones privadas y usuarios.

Como sucede con muchos otros aspectos de la vida cotidiana estadounidense, el ciudadano de este país quiere sentirse protegido cuando está en Internet pero no quiere ceder demasiado poder al gobierno para que se encargue de ese control. En concreto, seis de cada diez estadounidenses opinan que las reglas para el gobierno de Internet deberían estar dictadas por el sector privado en combinación con entidades sin ánimo de lucro, y no por los gobernantes.

Algo más de la mitad de los estadounidenses tiene la sensación de que cuando está navegando y realizando operaciones en Internet no goza de las mismas protecciones que en el mundo \”real\”. Y si llegase a existir un problema, el 59% no sabría dónde acudir para solucionarlo.

No deja de ser curiosa la lista de candidatos hipotéticos que los americanos querrían ver en un gobierno de Internet. En ella aparecen desde Bill Gates hasta el Papa Juan Pablo II, pasando por la famosa presentadora de televisión Oprah Winfrey, la Interpol o la Federal Trade Commission.

Uno de los campos que más preocupan es el de la privacidad, y en este sentido no se vería con malos ojos una mayor intervención gubernamental. De hecho, el 64% del público norteamericano cree que el gobierno debería imponer algunas reglas para proteger mejor a los usuarios de Internet.

Impuestos para el comercio electrónico

Markle Foundation ha interrogado también a los estadounidenses sobre la posibilidad de que se impongan impuestos al comercio electrónico, y el \”sí\” gana por un importante margen: el 60% opina que las ventas por Internet deben estar regidas por las mismas leyes que el comercio tradicional, claro que entre los más partidarios están los que ganan más dinero.

Si se analiza la respuesta de los que ya compran o invierten por Internet, las fuerzas entre los partidarios de imponer impuestos y los que prefieren que la situación siga como ahora quedan prácticamente igualadas: 49% frente a 51%.

Internet, motor económico

El estudio de Markle demuestra que la caída del sector tecnológico y de Internet del último año no ha afectado demasiado a la opinión mayoritariamente favorable que los estadounidenses tienen respecto a Internet. El presidente de la fundación responsable de este informe, Zoe Baird, afirmó durante su presentación que \”Internet es una parte cada vez más importante de las vidas de los americanos\”.

Incluso al ser preguntados sobre el papel de Internet en la economía, una amplia mayoría (75% en junio de 2001) considera que Internet es un \”motor del crecimiento económico\”. Este porcentaje era algo superior, del 82%, en octubre del pasado año.

Eco mediático

Los principales medios de comunicación de Estados Unidos se han hecho eco del amplio informe de la Markle Foundation, aunque cada uno ha destacado aspectos distintos del mismo.

The Wall Street Journal, por ejemplo, se ha fijado en que los estadonidenses ven Internet más como una fuente de información que como un centro comercial, a pesar de que el 70% considera que no hay que fiarse del todo de la información existente en la Red. Si se pregunta a los estadounidenses con qué identificarían Internet, un 45% dirá que con una \”biblioteca\”, mientras que sólo un 17% hablará de un \”centro comercial\” o un \”banco\”.

Otros dos diarios, The New York Times y el Washington Post, han preferido hablar de cómo debería ser un hipotético gobierno de la Red y han destacado la opinión mayoritariamente favorable a gravar las transacciones online.

100 millones de dólares

La Markle Foundation, que fue creada en 1927 gracias a la donación de una familia de Pennsylvania dedicada al negocio minero, ha realizado a lo largo de su historia numerosos proyectos relacionados con los medios de comunicación.

En 1999 esta fundación se comprometió a invertir 100 millones de dólares durante los siguientes cinco años en investigaciones relacionadas con Internet, una buena parte de los cuales han ido a parar a este ambicioso informe.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios