BAQUIA

Tecnología SMS contra los maremotos

Malasia ha concluido el diseño para empezar a construir su sistema de alerta ante maremotos, que estará ligado a los centros de detección de India, Indonesia y Tailandia. El sistema de alerta consiste en una red de boyas con radares conectados a satélites que analizan la cantidad de agua en movimiento.

Los nodos de la red situados en el océano avisan a los centros terrestres de detección internacional del tamaño de las olas que viajen a una velocidad de entre 600 y 700 kilómetros por hora antes de que éstas alcancen la costa.

Terremotos, erupciones volcánicas y tormentas pueden ser detectadas a través de unos sensores que envían la información a un centro de vigilancia, según explicó el ministro de Ciencia y Tecnología del país, Jamaluddin Jarjis. A pesar de ello, los países involucrados no han logrado un acuerdo sobre la creación de un sistema común de alarma de maremotos, y han optado por crear cada uno el suyo propio.

La necesidad de cierta coordinación entre los países índicos se hizo evidente cuando se conoció que el maremoto que azotó el sudeste asiático el pasado diciembre, causando la muerte a más de 300.000 personas, había sido detectado por especialistas estadounidenses en Hawai, pero que no habían tenido forma de advertir a los países afectados por falta de tecnología adecuada en la región.

Para reforzar el sistema de aviso a la población, la intención del gobierno malayo es utilizar la tecnología SMS para alertar a la población de las potenciales llegadas de nuevos tsunamis. Por ello está negociando con los operadores de telefonía móvil del país, con el fin de usar el sistema de mensajes de texto SMS para alertar sobre la llegada de olas peligrosas a la costa. Este sistema está ideado para acceder a grupos de población ajenos a los avisos por TV o radio -turistas o personas que se encuentren en las playas- y a los conductores, que podrían ser barridos por las olas gigantes.

Jamaluddin explicó que también se estudia la posibilidad de instalar paneles informativos conectados al centro de detección de maremotos en mezquitas, escuelas y hoteles. Asimismo, el gobierno planea realizar un simulacro de tsunami antes de finales de año.

Pero hay más países decididos a que nunca más se vuelva a producir el desastre del pasado diciembre. Científicos indonesios y alemanes comenzarán a instalar el sistema de alerta temprana contra tsunamis en el océano Indico en octubre. La red, que tendrá un coste de unos 60 millones de dólares, utilizará sensores en el suelo del océano para transmitir información sobre terremotos y olas gigantes mediante boyas y satélites a una estación de observación en la costa.

\”Puede que no seamos capaces de predecir desastres, pero podemos trabajar para reducir sus efectos\”, indicó la ministra alemana de Investigación, Edelgard Bulmahn, tras firmar un acuerdo de cooperación con su homólogo alemán. \”El sistema que se instalará fuera de las costas de Indonesia también protegerá a los estados vecinos\”, añadió.

Científicos a bordo de un buque alemán comenzarán a instalar el equipo en octubre, y la localización precisa de las boyas y los sensores se decidirá en los próximos meses.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios