BAQUIA

Teléfonos de última generación: smart, pero poco aprovechados

No cabe duda que los móviles se vuelven cada día más enmarañados. Aquellos aparatos que nacieron para cumplir con las funciones de comunicación elementales (enviar y recibir mensajes y llamadas) se han convertido casi en ordenadores de bolsillo, tanto que hasta se les cambia el nombre y ahora son smartphones (teléfonos inteligentes).

El problema es que el uso que hacemos de ellos no es tan “smart”, precisamente por ser artefactos cuya complejidad nos puede superar. Y eso es también un inconveniente para los operadores móviles, que ven como la gente deja de usar las prestaciones de la telefonía 3G, para ellos las que generan más ingresos. Todo esto lo dice un estudio elaborado por una empresa especialista en software para móviles… Parte interesada, sí, pero hay que reconcer que no les falta razón.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios