BAQUIA

Temblad, consolas, OnLive está vivo

Los jugadores más empedernidos tienen una o varias consolas, todas con precios de tres cifras, y van comprando o alquilando juegos según salen al mercado (o a la tienda de segunda mano), lo que a final de año supone una pequeña fortuna invertida en su afición predilecta.

OnLive pretende acabar con esto cambiando tanto cacharro por un pequeño decodificador, y tanto desembolso ocasional por una tarifa plana con acceso a una barra libre de juegos. Con la ventaja añadida de no tener que preocuparse por plataformas. Puede jugarse desde el ordenador, y en streaming, o en la tele, con su microconsola.

Los juegos abarcan desde novedades (del Prince of Persia al World of Goo, pasando por LEGO Batman) hasta versiones antiguas, incluyendo también títulos independientes. La plataforma sale de la versión beta el 15 de enero, y hasta entonces quienes ya sean clientes de este servicio basado en la nube podrán jugar gratis.

La cuota mensual es de 10 dólares al mes (lo mismo, por ejemplo, que una cuenta premium en Spotify), un precio bastante más económico que hacerse con la consola o el juego de turno. Al margen de la tarifa plana estarán juegos como Assasin's Creed II, Mafia II o Batman: Arkham Asylum, con pases que se cotizan entre los 3,99 y los 49,99 dólares.

El principal enemigo de OnLive, o la principal baza de las consolas ante su rival, son las nuevas tecnologías. La gente está comprando Microsoft Kinect y los mandos de PlayStation Move según llegan a las tiendas, en plena efervescencia de los juegos de movimiento y no queda mucho para que la Nintendo 3DS ponga el juego en tres dimensiones al alcance de los jugadores, sin necesidad de gafas. Estos son los puntos fuertes de las marcas de siempre, y los atractivos que tendrá que vencer OnLive si quiere hacerse un hueco en el sector.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios