BAQUIA

Terra, días de vino y rosas

Si usted compró hace un año acciones del portal español Terra, sepa que ha ganado dinero, pero también ha perdido salud. En cualquier caso, la decisión de si la experiencia ha merecido la pena debe tomarla usted mismo. Un año es tiempo suficiente para engordar la billetera e, igualmente, tomarse unos cuantos valiums de más.

De lo que no cabe duda es de que el 17 de noviembre de 1999 fue un día feliz para usted. Incluso existe la posibilidad de que en esa jornada se le pasara por la cabeza la idea de que por fin había encontrado la empresa que le iba a convertir en millonario. No imaginó ninguna tontería: hace un año cualquier compañía que terminara en puntocom iba aparejada, inexorablemente, con el éxito asegurado, las ganancias rápidas y las expansiones vertiginosas. A finales de 1999 lo extraño hubiera sido que se hiciera con acciones de una empresa de la vieja economía.

17 de noviembre de 2000. El contexto que rodeaba a la bolsa española se caracterizaba por el desconocimiento hacia todo aquello que sonara o tuviera algo que ver con Internet. Pero desconocimiento no es sinónimo de gula, que era la forma como se podría definir por aquel entonces la actitud de los inversores, la mayoría de ellos dispuestos a apostar su dinero en negocios de Internet a cualquier precio.

Alguna tenía dar el primer paso, y he aquí que la que lo vio más claro fue Terra, el portal del grupo Telefónica. El respaldo empresarial y financiero del que disponía le permitía darse algún que otro resbalón sin graves consecuencias. Pero en vez de tropiezo, lo que dio el primer día fue un empujón que sorprendió a todo el mundo.

Terra Networks fijó el precio máximo de las acciones dispuestas para el tramo minorista en 12,28 dólares y amplió el número de acciones disponibles para la oferta minorista hasta 5.431.680; en total colocó en el mercado alrededor de 66,07 millones de acciones. 6,85 millones se destinaron al tramo institucional español, 22,26 al internacional, 4,5 a entidades colaboradoras y el resto a los socios estratégicos de la compañía en Latinoamérica y EEUU.

En su puesta de largo como valor bursátil, las acciones se revalorizaron un 213%. Los accionistas se frotaban las manos. En tan sólo unas horas, Terra se había convertido en la octava empresa española por capitalización bursátil (8.000 millones de dólares), rebasando a Tabacalera, Bankinter o el Banco Popular y le pisaba los talones a Argentaria. Juan Villalonga, presidente de la empresa, había conseguido insuflar el mismo valor a Terra que el que poseía Telefónica cuando ocupó el puesto de máximo responsable.

Pocos se habrían sorprendido en esas fechas si se les hubiera comentado que, cuatro meses después, el portal valdría 25.000 millones de dólares. Y que más tarde alcanzaría un precio de más de 30.000 millones de dólares.

Todo era optimismo. Hasta que se produjo el desplome del Nasdaq en los primeros días de abril. A partir de ahí, la evolución de la compañía degeneró en un declive pronunciado. De la gloria a la incertidumbre diaria. Terra se convertía en un valor normal.

Indiferentes al revés de la situación, los responsables de la empresa (que además tenía que enfrentarse a las acusaciones derivadas del cobro de stock options) decidieron pisar el acelerador en vez de reducir la marcha. Compras y fusiones, ahí residía la clave. \”El 20% de los ingresos del portal provenían del acceso a Internet, y el futuro indicaba que no se podía seguir por ese camino. Había que buscar otra fuente de ingresos, fundamentalmente a través de la publicidad. Para eso se necesitaba encontrar un aliado de suficiente relevancia\”, señala Román Sagredo, analista de Urquijo Bolsa.

Villalonga se percató de este hecho, se sentó en su despacho y diseñó en su cabeza la principal noticia de los informativos y periódicos del 16 de mayo de 2000: la compra de Lycos por parte de Terra. De esta forma se unían dos gigantes de Internet, líderes cada uno de ellos en sus zonas de origen: Terra en España y Latinoamérica, y Lycos en Estados Unidos.

La interminable montaña rusa

Pero en la breve historia de Terra no todo son decisiones acertadas y aumentos en su valor bursátil. Su primer año guarda bastantes similitudes con Días de vino y rosas, la película protagonizada por Jack Lemmon. Desde abril, todas las mañanas han sido de incertidumbre, y en ellas se podía pasar del optimismo más profundo al pesimismo más depresivo. Y si no que se lo digan a sus accionistas.

Si usted es uno de ellos, preferirá guardar en el baúl de los recuerdos la fecha del 23 de octubre de 2000. Ese día las acciones del portal español cayeron un 6,65%, lo que representó el precio más bajo desde su salida a bolsa. Y sin embargo, le palpitará el corazón al recordar la tarde del 25 de febrero de 2000, cuando los títulos de la compañía marcaron los 37 euros . A 23 de noviembre el precio es de 15,85 euros, es decir, un 57,2% menos que en su mejor momento.

Comparado con el resto de los portales que le hacen competencia, las cosas no han ido tan mal a Terra. De esta forma, las acciones de Tiscali han caído un 12% dsede que comenzaron a cotizar en bolsa; T-Online lo ha hecho un 26,3%, World Online (WOL) un 69,3% y Starmedia un 53,2%.

Algunas cifras

La sensación que tienen ahora los analistas bursátiles es que la volatibilidad de Terra está comenzando a ser más larga de lo que se había previsto. La inestabilidad existente en el sector no es el único motivo que se le puede achacar a este descenso. A este factor debe unirse los movimientos especulativos que se iniciaron con el anuncio del acuerdo de fusión entre Terra y Lycos y que tuvieron su momento álgido en octubre.

En este año ha habido ganadores y perdedores. Los primeros pueden ser aquellos accionistas que tuvieron la suficiente capacidad como para vender sus títulos en el momento que estos llegaron al precio de 157 euros y la rentabilidad rondaba el 1.235% . Los perdedores han sido los accionistas que perdieron el tren y se han montado en marcha, es decir, tarde y mal. La mayor parte de los expertos recomiendan a estos que esperen a que lleguen tiempos mejores para vender sus acciones. Y es que la mayoría considera que las buenas nuevas llegarán otra vez al portal de Joaquim Agut. Para ello esgrimen los poderosos datos del portal.

Según datos aportados por la propia compañía, Terra finalizó el mes de septiembre con más de 3,5 millones de suscriptores y 875.000 nuevos clientes conseguidos en el tercer trimestre del año. Los usuarios de pago llegan a 1,1 millones de personas, 175.000 más que a principios de junio.

En cuanto a número de visitas, ha registrado 1.232 millones de páginas vistas en septiembre, un 19% más que el mes anterior y un 324% de incremento respecto al mismo mes del año anterior. Y es que desembolsar miles de millones de pesetas en marketing tiene un coste muy elevado, pero también genera unos beneficios ineludibles.

Todas estas cifras se han multiplicado nada más rubricarse el acuerdo con el portal de Robert Davis. Ahora ambos nodos reciben 91 millones de visitantes únicos, 7 millones de visitas mensuales, 61 millones de usuarios registrados y más de 5 millones de suscriptores con acceso a Internet. Al mismo tiempo, la compañía Terra-Lycos se ha convertido en la quinta del sector por valor bursátil (sólo superada por American Online, Yahoo!, T-Online y Wanadoo) y la tercera por número de páginas vistas.

Ahora sólo queda respirar un poco, asentarse para estudiar el mercado y encontrar nuevas estrategias de expansión. El día en el que se firmó el acuerdo entre Terra y Lycos, Joaquim Agut señaló que se iban a utilizar los recursos de ambas compañías de la forma más inteligente posible, \”creciendo a través de adquisiciones en mercados geográficos donde no contamos con la cobertura adecuada, o en estrategias verticales para reforzar nuestra posición; pero sin olvidar que el crecimiento debe tener siempre el objetivo final de la rentabilidad\”.

Además, el momento es el propicio. El valor de las empresas de Internet es muy bajo, lo que provoca que la mayoría empresas se abran de brazos ante cualquier oferta de compra, y más si esta proviene de un gigante como Terra. Por este motivo, el portal advirtió de que emprendería una ronda de compras aprovechando la crisis que viven muchas compañías del sector y, que para ello, disponía de 3.000 millones de dólares para invertir.

Eso es lo que ha debido de ver esta semana Telefónica, que ha adquirido el portal CiaoWeb, participado en un 50% por el grupo de automóviles Fiat y el 50% restante por el Instituto Finanziario e Industriale (IFI). La nueva adquisición forma parte de la estrategia de Terra de fortalecer su posición en Europa, continente en el que su presencia no deja de ser escasa si se compara con América Latina.

Pero no ha sido el único con el que ha llegado a acuerdos de compra o acuerdos. También ha firmado alianzas,, como la que ha formado con Meta 4, o la compra que ha realizado, junto con Lycos y Amadeus, de OneTravel.com. Y no son las últimas: entre las previsiones se baraja la idea de que Terra Lycos vuelva a dar un campanazo con la adquisición de Starmedia, el portal presidido y creado por Fernando Espuelas, que en estos momentos no atraviesa, ni mucho menos, por su mejor época.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios