BAQUIA

Terra se psicoanaliza

Terra presentó ayer ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores española una \”Comunicacion de Hecho Relevante\”. El documento expone los principales riesgos que afectan a la actividad de la compañía así como la evolución prevista de sus principales magnitudes económicas. En él Terra realiza una cura de humildad, describe un escenario deteriorado (que no respeta a nadie, ni tan siquiera a Yahoo! o AOL) y reconoce que no alcanzará el beneficio operativo (EBITDA) \”durante, al menos, un año más\”.

A la rica amortización

La razón de este comunicado hay que buscarla en la obligación de los emisores de valores de informar al público, según la Ley de Mercado de Valores, \”de todo hecho o decisión que pueda influir de forma sensible en la cotización de los mismos\”. Además, Terra, por pertenecer al Nuevo Mercado, tiene también la obligación de \”informar al menos una vez al año, de manera específica sobre la marcha y evolución del negocio así como de las perspectivas del mismo\”.

La compañía ofrece así una explicación al detalle (en eso se advierte la influencia de los comunicados de la Securities and Exchange Commission estadounidense) de todos los riesgos en los que incurre un accionista al invertir en ella. Para que luego no se tire de los pelos si afloran las minusvalías.

Terra comienza su escrito explicando los riesgos derivados de su situación financiera y de su propia actividad. Por si a alguien no le quedaba claro, el portal español señala que los resultados actuales no son indicativos de resultados futuros. Si bien los ingresos crecieron sustancialmente (un 87%) durante el año 2000 (con pérdidas netas por valor de 556,4 millones de euros), Terra confiesa que es difícil mantener este crecimiento y por tanto puede no cumplir con las predicciones de los analistas. Esto afectaría a la cotización de sus títulos, que hoy languidece alrededor de los cinco euros (el precio de salida el día de su OPV fue de 11,81 euros), lo que representa una valoración por suscriptor bastante inferior a las de otros de sus competidores .

Habrá que esperar hasta el segundo semestre de 2002, medio año más tarde de lo previsto, para alcanzar un resultado operativo positivo. Este año habrá que contentarse con menos: el ratio de pérdidas operativas/ingresos oscilará en un rango de 30%-34%.

Los ingresos también habrá que ajustarlos a la baja. Si en el mes de abril Joaquín Agut sostenía que Terra obtendría cerca de 1.000 millones de euros de ingresos durante este año, la cifra ha menguado y ahora se queda entre 705 y 735 millones de euros. En este último trimestre, la compañía espera obtener entre 170 y 175 millones de euros de ingresos, algo menos de los 180 millones de euros obtenidos en el trimestre anterior.

El gran lastre del balance de Terra son las partidas que componen el fondo de comercio. Las adquisiciones, especialmente la de Lycos (una operación por la que tuvo que realizar una ampliación de capital por valor de 2.200 millones de euros), generaron fondos de comercio (básicamente, el exceso del coste de adquisición sobre el valor real de los activos) por valor de 2.266 millones de euros. Es decir, un 33,6% de los activos de Terra a finales del año 2000. Esta cantidad es amortizable en un plazo de cinco años, pero Terra confirma que parte de ese fondo de comercio puede no recuperarse nunca. Esto es una aceptación implícita de que se pagó un sobreprecio por esos activos.

Algo similar ocurre con las inversiones minoritarias en otras compañías tecnológicas. \”Puede que Terra nunca recupere las inversiones en dichas compañías\”, se afirma en el comunicado.

En el lado positivo, Terra anuncia que dispone de fondos suficientes para cubrir sus necesidades de financiación e inversión (los planes de inversión para el trienio 2001-2003 se estiman únicamente en 213 millones de euros) durante los próximos dos años. Por si acaso no resulta suficiente (también hay que cubrir las pérdidas operativas), el informe señala que la compañía española podría acudir a \”nuevas emisiones de acciones y/o bonos, en la medida en que fuera necesario\”.

Servicios de pago: ¿salvación o suicidio?

En cuanto a las principales fuentes de ingresos, comercio electrónico y publicidad, Terra reconoce que las previsiones son inciertas. Su papel en las ventas de comercio electrónico (sector que empieza a recuperarse después del colapso posterior al atentado) es de simple intermediario (recibe una comisión de la tienda minorista). Siempre existe por tanto el riesgo de que el usuario aprenda lo suficiente como para no comprar a través de Terra. El mercado latinoamericano ofrece a este respecto dificultades adicionales, tales como la mayor responsabilidad de las tiendas en las ventas, los impuestos y derechos arancelarios o las dificultades logísticas.

En el escrito se recoge que la caída del volumen del mercado publicitario online ha sido superior a la esperada. Las compañías de Internet han disminuido sus presupuestos publicitarios de forma significativa y las compañías tradicionales no han acudido con la rapidez suficiente como para rellenar este vacío.

Terra considera que el desarrollo de servicios como el correo electrónico, el chat, la voz sobre IP y los foros permitirá abrir nuevas líneas de ingresos. Estos servicios, que estarán o no ligados a otros productos de acceso, se monetizarán mediante el cobro al destinatario final (nuevamente Agut se inclina por los servicios de pago). Así, Terra afirma que dispondrá de una cartera de servicios estructurados (básico, pagado y premium) con distintas capacidades y funcionalidades.

El portal reconoce la dificultad de integrar y promocionar todos los negocios y marcas de los que dispone (entre ellas, Terra, Lycos, HotBot.com, Invertia.com, Matchmaker.com, Wired News, etcétera.); también que la competencia (en Internet hay que preocuparse de todos, no sólo de los jugadores locales) es abundante y hace bien los deberes.

Usuarios, venid a mis brazos

Los directivos de Terra consideran que la marca será un elemento de atracción fundamental a medida que la Red siga creciendo en España y Latinoamérica. Y es que sus estimaciones de ingresos dependen de forma significativa del crecimiento del número de usuarios, y éste, entre otras cosas, de las condiciones económicas y los planes gubernamentales de desarrollo de infraestructuras. Usuarios que, al decir de Terra, son cada vez son más sensibles a temas como el mal servicio y el tratamiento de la privacidad.

La tarifa plana, por supuesto, hace daño y mina los bolsillos de Terra. Cuanto más se ralentice su implantación en todos los mercados, mejor que mejor. Terra además advierte del riesgo que tiene para los resultados generados por sus servicios de acceso el hecho de que otras compañías del Grupo Telefónica ofrezcan también servicios de ADSL. En resumen, la competencia es mala para los resultados. Pero no para el usuario, habría que añadir…


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios