BAQUIA

The Economist advierte sobre la OPV de Google

Pocas publicaciones en todo el mundo se han ganado el respeto de sus lectores de la forma que lo ha conseguido la revista inglesa The Economist. Ahora, en un interesante artículo sobre el buscador Google, reflexiona, entre otras cosas, sobre las consecuencias de no repasar en el pasado.

Como ya hemos explicado anteriormente, la OPV de Google amenaza con convertirse en la mayor de la historia. Las cifras que se barajan empiezan en los 15.000 millones de dólares. Según The Economist, una cifra difícil de justificar que convierte a Google en un candidato a no poder hacer nada mal. Este tipo de valoraciones, para una empresa que gana unos 150 millones de dólares anuales, significarían un PER (la relación entre el precio de las acciones y los beneficios de la empresa) de 100, aproximadamente el que tiene en estos momentos Yahoo. Pero como nos recuerda la publicación inglesa, Yahoo es un portal con varios modelos de negocio en uno. En cambio, Google depende exclusivamente de su poder en el mercado de las búsquedas y, como cualquier poder basado en la tecnología, sigue expuesto a que otro par de genios, como lo eran Sergey Brin y Larry Page, cuando desde la Universidad Standford crearon Google, inventen un producto que les mejore.

En el mercado de las búsquedas de pago, que inventó Overture, Google parece tener ya una participación de mercado cercana a la de Overture, hoy en manos de Yahoo, pero su forma de ganar cuota de mercado contra el líder y empresas más pequeñas, como Find What o Espotting, le puede, según Craig Pisaris-Henderson, CEO de FindWhat, empezar a costar márgenes.

Por otra parte, Yahoo se consolida como un portal con la totalidad de la tecnología que tiene Google, y tras las compras de Altavista, All The Web e Inktomi puede convertirse pronto en un peligroso enemigo.

Quizás por ello, la posibilidad de que la alianza estratégica con Microsoft, que parece se está contemplando, se convierta en una compra por la empresa de Gates es perfectamente factible. Sobre todo, si se tiene en cuenta la experiencia de gente como John Doerr y Michael Moritz, ambos conocidos inversores de Capital Riesgo y hoy miembros del Consejo de Administración de Google, que ya conocen como el gigante de Redmond ha esperado a que otros hicieran un mercado para luego merendárselo. The Economist nos pide que recordemos los casos de Apple, Netscape o Real.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios