BAQUIA

Tiendas online… las sin ley

El cumplimiento de la ley no es precisamente el punto fuerte de las empresas de comercio electrónico españolas. Al menos esa es la conclusión que se desprende del reciente informe elaborado por Baquía Inteligencia, \”Claves jurídicas de la venta a través de Internet\”, en el que se han analizado las compañías más importantes del sector. Según el estudio, que hace un análisis pormenorizado de la legislación aplicable y explica la forma ideal de materializarla en un website, apenas hay negocios que se ajusten a la normativa al 100%.

Entre las causas de esta falta de cumplimiento hay que destacar la dispersión legislativa (sólo directamente relacionadas con el comercio electrónico hay una docena de normas), así como por la falta de experiencia. Lo más probable es que estas empresas ni siquiera sean conscientes de sus errores.

Empresas indocumentadas

La situación es tan sangrante que hasta un 15% de las grandes empresas de venta por Internet en España cometen fallos tan básicos como no poner en sus páginas la dirección, el teléfono de contacto, o la denominación social de la compañía. Así, en la tienda de material deportivo Futboltotal no existe ningún enlace que la identifique como sociedad y fiera.com/ no incluye ninguna dirección ni teléfono de contacto directo.

Dentro de los requisitos básicos que no se cumplen, cabe destacar que sólo el 5% de las compañías indica el plazo de entrega de sus productos, y tan sólo un 15% informa sobre si tiene el pedido en stock en ese momento o carece de él.

Sin embargo, para Carlos Ochoa, responsable del informe, estas cifras son sólo indicativas. \”Si tenemos en cuenta que las tiendas analizadas son las más potentes del mercado, y las que deben contar con más asesores, en la realidad el número de empresas que incumplen una parte de la normativa debe ser mucho mayor\”.

Comprar sin saber a qué atenerse

Si esto parece grave, más lo es que hasta el 25% de las compañías de comercio electrónico analizadas ni siquiera hagan una pequeña mención en su site a las Condiciones Generales de Contratación. Este hecho viene a contravenir leyes tan básicas en derecho mercantil como la Ley de Condiciones Generales de Contratación o la de Ordenación de Comercio Minorista. Por tanto, un importante número de tiendas en ningún momento ofrece al internauta la posibilidad de conocer qué reglas van a regir la transacción comercial que realiza con el vendedor online.

Las condiciones generales de la contratación deberán incluir aspectos como el ámbito de aplicación del contrato, los precios y forma de pago, así como posibilidad de devolución del bien. Asimismo, entre ellas debería aparecer la política de confidencialidad de los datos, la propiedad industrial e intelectual, las garantías y la legislación aplicable.

En este sentido la tienda Alcoste da al cliente la oportunidad de que lea las condiciones a lo largo de todo el proceso, mientras que Amazon lo hace justo en el momento de dar la conformidad de la compra.

Datos personales al amparo de leyes derogadas

En cuestión de protección de los datos personales la cuestión es quizás más preocupante ya que se juega con informaciones personales. En este sentido, hasta un 30% de las empresas estudiadas se remiten a la LORTAD, una normativa que fue derogada en 1999 por la Ley 15/99 de Protección de Datos de Carácter Personal a la que ni siquiera hacen referencia.

Esta situación podría empeorar con la aprobación de la nueva Ley de Comercio Electrónico que el Gobierno pretende aprobar el año próximo. Para Carlos Ochoa, la normativa va a exigir mayor transparencia y, a la vista de lo que hay, si no se preocupan por ajustar sus sites, incumplirán más aspectos. Quizás se debería tratar de que al menos la legislación actual se cumpla.

El caso británico

Pero la situación no es exclusiva del sector en España. En Gran Bretaña las cosas no están mucho mejor. La Oficina de Comercio Justo del país ha hecho público que el 52% de las tiendas de comercio online no cumplen la legislación europea para la protección de los consumidores. Ésta se basa en aspectos básicos como la identificación de la compañía, los términos de la oferta, el precio o las condiciones de entrega.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios