¿Tiene los días contados el spam?

Con el tiempo, hemos aceptado el spam como el mal inevitable que viene con el progreso, el correo electrónico y la banda ancha. Y aunque intentamos ponerle freno con filtros, sistemas que aprenden o pruebas de Turing, seguimos luchando contra innumberables ofertas para comprar Viagra, relojes caros o bolsos de marca.

Los resignados se sorprenderán al descubrir que durante las últimas Navidades, el nivel de spam detectado cayó de forma drástica a partir del 25 de diciembre, ante la aparente desaparición del botnet Rustock que según la firma de seguridad Symantec era "de lejos el botnet más dominante de 2010" en esta jungla cibernética. También las redes Lethic y Xarvester han reducido sus actividades desde el 28 y el 31 de diciembre, respectivamente, sin que haya un motivo aparente para explicarlo.

No es la primera vez que se produce un descenso drástico en los niveles de spam. Por ejemplo, se registraron caídas espectaculares al desarticularse un servidor en Rusia, de donde procede mucho del spam. O cuando se produjo un terremoto en Taiwán, por poner un caso más antiguo.

La diferencia ahora es que por un lado se desconoce qué ha provocado la desaparición de estas tres redes de spam. Además, la clausura de estos tres botnets implica no sólo una caída de unos pocos días, sino un inicio de tendencia. Y a la misteriosa agonía de las fuentes de spam se suma el redoblado esfuerzo de Google por combatir una de las lacras de la Red, que también ataca a los resultados de las búsquedas.

Así que los más optimistas pueden empezar a contar los días, porque parece que librarse del spam no es una fantasía imposible, después de todo. Aunque sea porque se cogen vacaciones de Navidad.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios