BAQUIA

TiVo cambia de idea ante la publicidad

TiVo prometía la televión “a su manera”, según rezaba el eslogan de su agresiva campaña de lanzamiento, allá por el año 1999. Se trataba de que los usuarios de su “centro de entretenimiento” en el hogar pudieran pasar por alto los anuncios publicitarios y ver sólo los programas de su interés, gracias a la tecnología DVR (Digital Video Recording). Pero para desgracia de los enemigos de las interrupciones comerciales, parece que la oferta de TiVo no es tan pura como se pintaba.

Según cuenta Los Angeles Times, TiVo ha estado tratando de convencer a la industria de la publicidad para que desarrolle nuevos formatos publicitarios adaptados al entorno creado por la empresa. A partir del próximo mes de marzo, cuando un usuario de TiVo utilice el mando a distancia para despachar rápidamente los anuncios, verá aparecer en la pantalla pequeños logos contratados por 30 de los mayores anunciantes de EEUU. Si el usuario pincha en el logo para acceder al mensaje comercial, su información personal se remitirá al anunciante (garantizando la privacidad y el consentimiento del usuario), lo que abre nuevas vías y posibilidades para el marketing directo consentido.

Sin embargo, la gran ventaja competitiva de TiVo está en la utilización de la información que recolecta del uso del equipo por los usuarios. TiVo graba el comportamiento del usuario segundo a segundo, para vender esta información a anunciantes y redes publicitarias. La realidad es que, hoy por hoy, pocas empresas disponen de mejor conocimiento de causa para plantear campañas de marketing directo en la pantalla de un televisor casero.

A partir de la próxima primavera, lo que era un formato sutil de publicidad se va a convertir en una parte integral del software de TiVo. A pesar de que las estimaciones de la consultora Forrester Research aventuran que el número de hogares estadounidenses que utiliza la tecnología de TiVo o alguna similar aumentará en los próximos cinco años del 5% actual hasta el 41%, TiVo vuelve a ceder a la industria de la publicidad como salida a su falta de rentabilidad a corto plazo. Hasta enero de 2006 no se espera que la empresa, actualmente con 2 millones de clientes que abonan 12, 95 dólares al mes por el servicio, entre en números negros.

Los usuarios aceptarán el cambio mientras puedan seguir saltándose los anuncios.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios