BAQUIA

Trabajo, divino tesoro

Aquél que no ha tenido la desgracia de estar sin trabajo durante un periodo más o menos prolongado no lo puede apreciar. Pero encontrarse en la calle después de haber contado con un sueldo razonable (o no tanto), en un contexto en que la búsqueda de un nuevo empleo es cualquier cosa menos sencilla, es bastante descorazonador. Además, a medida que pasa el tiempo sin encontrar ocupación, el parado suele ir rebajando expectativas a la vez que aumenta su desánimo.

En el mundo de las puntocom hemos vivido un año y pico en el que hordas de jóvenes han tenido su primer trabajo y, hasta el momento, el último. Periodistas (o gestores de contenido o corta/pegas), publicitarios, gente de marketing y hasta los ejecutivos han entrado por una puerta con su mejor sonrisa y han salido por la de atrás escaldados.

Algunos, normalmente los mayores responsables de los fracasos de las empresas (porque, sin entrar en detalles, son los mayores responsables), no tienen dificultad para embarcarse en nuevo proyectos avalados por sus prestigiosos masters, creando toda una estirpe de \’enterradores locos\’ que caminan de compañía en compañía echando llaves y acompañando a \’su equipo\’ a la calle. Los más, tardan un tiempo en adaptarse a la nueva realidad —\”casi todo lo que sé ahora no me sirve para nada\”—, y se lanzan sobre las páginas sepia de los periódicos o los nodos de empleo a la caza de casi cualquier cosa. Anglicismos de nuevo cuño, como stock options o bonus, han desaparecido tempranamente del vocabulario.

¿Cómo está el patio?

Con altibajos, la firma estadounidense Challeger Gray & Christmas (CG&C) ha ido mostrándonos en sus informes mensuales el descenso continuo de los despidos en las puntocom en Estados Unidos. Es cierto que de donde no hay es difícil echar, pero el número de puestos creados por Internet es muy superior al de los que han desaparecido. La \’Economía de Internet\’ creó 612.375 empleos en la primera mitad de 2000, año en que por cada despido en se crearon 20 nuevos puestos, y alcanzó a cerca de tres millones de trabajadores.

El mes pasado las empresas de Internet de EEUU se deshicieron de 648 trabajadores, con los que los despidos desde que CG&C realiza sus informes, hace exactamente 24 meses, ascienden a 150.047. La cifra de junio es un 67% inferior a la de mayo (2.078) y un 93% menor a la del mismo mes de 2001 (9.216). Además, los 3.586 despidos del segundo trimestre también suponen un descenso del 11% respecto a los del primero (4.021) y están a años luz de los 40.189 de abril-junio de 2001.

Una vez más, han sido las empresas de tecnología las que más han menguado, apuntándose el 57% (390 despidos), frente a las de servicios para el consumidor (229) y medios (65). Desde hace un año, las puntocom tecnológicas han despedido a 17.741 trabajadores, el 41% del total del sector.

Aunque la tendencia es clara —los despedidos desde enero (7.607) son un 90% menos que los de la primera mitad de 2001 (74.199)—, CG&C cree que la volatilidad del empleo seguirá siendo alta y no abandonaremos la montaña rusa, con meses hacia arriba y otros hacia abajo, a corto plazo.

Otro gallo canta cuando hablamos del sector tecnológico en su conjunto, donde sólo HP (15.000 bajas previstas) puede menguar este año más que todas las puntocom, y de las telecomunicaciones, que en 2002 podrían acercarse a la terrorífica cifra de despidos del año pasado (317.777). En los primeros seis meses las telecos han perdido 165.840 puestos de trabajo, un 27% más que durante la primera mitad del año pasado, según CG&C. Financial Times mantiene una lista bastante completa de la debacle de las empresas de tecnología.

También es significativo el acentuado descenso entre las compañías que tiran la toalla. Los cierres o bancarrotas afectaron a 93 compañías de Internet estadounidenses en lo que va de año, un 73% menos que las 345 que desaparecieron en la primera mitad del año anterior. Junio, con 13 cierres, es el sexto mes consecutivo en que no se supera la cifra de 20, una buena media si se compara con las 40 que cerraban cada 30 días en los últimos 16 meses. Desde enero de 2000, al menos 862 puntocom, la mayoría dedicadas al comercio electrónico (43%) y a los contenidos (25%), han fallado.

En España no contamos con Challenger ni Webmergers para conocer datos de cierres/despidos del sector, pero para comprobar cómo está el panorama del empleo tenemos a mano un informe de Infojobs.net (Grupo Intercom), que compara con el año pasado la evolución de los perfiles de los candidatos, de las empresas contratadoras y de las ofertas de empleo.

\’Techie\’ joven se ofrece para trabajar por poco dinero

Si tiene más de tres años de experiencia laboral, entre 25 y 30 años, no está en el paro y cuenta con conocimientos informáticos, es probable que esté buscando otro trabajo. Así es el perfil del candidato de Infojobs: el 60% tiene entre 25 y 30 años, el 51% tiene tres o más años de experiencia laboral, el 61% trabaja actualmente y el 28% es licenciado.

Respecto al año anterior, disminuye el porcentaje de ocupados (un 4%) y el de licenciados (7%), pero el grupo de jóvenes (25-35 años) pasa del 43% al 60%.

En la base de datos de candidatos de InfoJobs siguen predominando los que buscan trabajo en Tecnología e Internet —no hay que perder de vista el medio en el que se solicita empleo—, aunque pasan del 48% en 2001 al 40% en 2002.

Los demandantes solicitan un aumento del salario del 2,38%, respecto a lo que pedían el año pasado, pero las empresas no parecen estar por la labor de avenirse a sus exigencias. El descenso medio en los salarios ofrecidos en 2002 ha sido del 6,55%, aunque no es la tecnología e Internet quien se lleva la peor parte. Derecho, con un 18,21% menos se lleva la palma, seguido de Productos de Consumo (15,23%) y Electrónica de Consumo (12,88%).

Los únicos sectores que siguen tentando a los candidatos ofreciendo remuneraciones jugosas son Transporte, (con un aumento del 11,56%), Hardware (5,59%) y Aeronáutica y Defensa (4,76%).

Empresas más pequeñas y menos tecnológicas

Poco a poco, las Pymes se van conectando a Internet. Y también paso a paso descubren que la Red es una herramienta interesante para reclutar personal. Aunque los cambios no son excesivamente significativos, las pequeñas empresas siguen ganando terreno a sus hermanas mayores. Las empresas hasta 10 trabajadores pasaron del 42,1% al 44% y las de entre 10 y 50 subieron de 33% a 34,8%; las más grandes redujeron su presencia en la lista de oferentes de empleo: entre 51 y 250 empleados de 15,4% a 13,6%, y las de más de 250 de 9,5% a 6,8%.

También se ha notado la crisis del sector tecnológico en el perfil de las empresas que buscan trabajadores. El 24,90 % pertenecen al sector TI (que incluye Software, Hardware, Telecomunicaciones, Internet y Nuevos Medios), casi cinco puntos por debajo del 29,72% de 2001. Después se sitúan sectores como el de servicios profesionales (consultoría, contabilidad), con un 12,89 %, educación (5,1%) y construcción (5%).

InfoJobs destaca que durante 2002 se ha incrementado la presencia de empresas extranjeras que demandan trabajadores frente a las radicadas en provincias españolas, que marcan un ligero retroceso a excepción de Madrid y Barcelona.

A casa a trabajar

Una alternativa razonable y cada vez más habitual es convertirse en una trabajador independiente (freelance) e incluso plantar la oficina en casa (teletrabajo). Según un estudio del Institute of Employment Services (IES), el número de eWorkers (aquellos que utilizan la tecnología para trabajar a distancia) en Europa alcanzará los 27 millones en el año 2010, incluyendo tanto a los trabajadores con nómina sin oficina fija como a los autónomos que se lo montan desde casa.

Freelance.com y Computing España han realizado una encuesta entre profesionales independientes, en la que un 42% de los entrevistados afirma trabajar habitualmente como freelance (un 17% trabaja exclusivamente bajo esta modalidad). También destaca la importancia de la tecnología: entre los 900 consultados —la mayoría hombres (83%), entre 25 y 35 años (42%) y con buena formación (53% con estudios universitarios y 36% superiores)—, el 47% trabaja en el sector TIC, seguido por consultoría y gestión empresarial (21%), periodismo, diseño gráfico y publicidad.

Un 32% de los consultados asegura que \”trabajar como freelance es la mejor manera de trabajar\”, y un 46% lo recomendaría \”sin ningún lugar a dudas\”. Los freelance satisfechos valoran \”tomar decisiones propias y obtener el éxito que corresponde\” (29%) y la \”independencia y capacidad de elegir clientes\” (26%). En contra se sitúa la \”inseguridad e inestabilidad\” (32%) y el esfuerzo para buscar proyectos y clientes\” (28%).


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios