BAQUIA

Tráfico… de influencias

En Internet también existen las horas punta, aunque en vez de coches atascados hay multitud de bytes pululando por ahí. Esa es la excusa tras la que se escudan los operadores a la hora de justificar la lentitud de las líneas durante las tardes y los fines de semana.

Y es que la Red está colapsada, y mueve tanta cantidad de contenidos que en ocasiones esto repercute en la velocidad de todos los usuarios. Lo que poca gente sabe es que, en algunos países, los proveedores de conexión también modifican a su antojo la velocidad de una línea determinada, dependiendo de sus intereses o del propietario de la misma.

De hecho, algunas grandes empresas tienen acuerdos con los ISPs para conseguir más velocidad en la transferencia de sus datos, quitando velocidad de acceso a otros usuarios. En el estado norteamericano de Maine ya se ha creado una ley para impedir este tipo de prácticas, y en el resto de EEUU ha estallado la polémica al conocerse esta práctica por parte de los proveedores.

Ya son muchas las personas que se han alzado en contra de esta política, y han comenzado a pedir responsabilidades ante la Comisión Federal de Comunicaciones. Aún así, parece que la neutralidad en la Red sigue siendo toda una utopía.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios