BAQUIA

Traiciones y demandas en la casa del Call of Duty

El pasado lunes, la mayor empresa de videojuegos del mundo, Activision, anunció a las autoridades estadounidenses que dos altos cargos de la firma estaban siendo investigados por insubordinación y ruptura de contrato, e iban a dejar la empresa.

Esos misteriosos rebeldes resultaron ser Jason West y Vince Zampella, cofundadores del estudio Infinity Ward, que creó de la saga de juegos bélicos \”Call of Duty\” y es propiedad de Activision desde 2003.

Los dos ex empleados han presentado una demanda contra la empresa reclamando 36 millones de dólares como mínimo, y que se les conceda el control de \”Modern Warfare\”, que engloba parte de los títulos de la popular saga \”Call of Duty\”.

Los dos aseguran que no les demandaron por insubordinación, sino para no tener que pagarles una suculenta ración de derechos de autor que tenía que entregarse el 31 de marzo.

Por su parte, la empresa, que no ha hecho comentarios sobre la demanda, anunció el lunes que ha creado un nuevo equipo para encargarse de \”Modern Warfare\” al mando de Philip Earl.

Según los resultados de la empresa publicados el año pasado, las distintas entregas de \”Call of Duty\” han producido unos 3.000 millones de dólares en ingresos. Junto con \”Guitar Hero\” y \”World of Warcraft\”, es uno de los tres títulos más rentables de la compañía.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios