BAQUIA

Tras el 11-S, la hora del email

A pesar de que los nodos de información también tuvieron su pequeño momento de gloria tras los atentados terroristas contra el World Trade Center y el Pentágono, Internet en Estados Unidos se utilizó, fundamentalmente, para enviar y recibir mensajes de correo electrónico.

Un estudio de la Universidad de California (UCLA) revela que más de 100 millones de estadounidenses —alrededor del 57% de los usuarios de correo electrónico— envió o recibió un mensaje relacionado con los atentados del 11 de septiembre. El 23% recibió emails desde fuera del país.

Para Jeffrey Cole, director del Center for Communication Policy de UCLA y fundador del UCLA Internet Project, el hecho más interesante que destapa el estudio es que ha nacido un nuevo medio de comunicación tras el 11-S, la primera gran crisis desde el nacimiento de Internet y el correo electrónico. Aunque en la mayoría de los emails, como ocurre en las tarjetas de felicitación, el mensaje en sí es mucho más importante que el contenido, \”constituyen una nueva forma de comunicación que no se hubiese dado sin la existencia del correo electrónico\”, afirma Cole.

Por el contrario, el papel de la Red como fuente de información siguió siendo prácticamente marginal, a pesar de la sobrecarga de los nodos de noticias, si se compara con los medios tradicionales. Menos del 18% de los emails preguntaban directamente por las víctimas, y sólo el 3,1% de los usuarios optaron por navegar para buscar información, frente al 80% que acudió a la televisión.

Más de la mitad de los estadounidenses se enteraron del ataque viendo la TV, mientras que al 25% se lo comunicó un conocido, el 15% lo escuchó por la radio y sólo 1% conoció la noticia gracias Internet.

A pesar de estas de estos datos, que sólo dan cuenta de la juventud del medio, Internet salió airoso del 11-S. Los sitios web de noticias demostraron tener cintura, tirando lastre para agilizar sus páginas, dedicadas en exclusiva a la tragedia. En los días posteriores en la Red se podía encontrar una recopilación de todos los acontecimientos, algo difícil de ofrecer por otros medios. Además, afloraron toda una serie de servicios para colaborar en la tragedia, desde donaciones hasta listados de víctimas y su posible localización, y los foros de noticias, chats , email y mensajería instantánea sirvieron de medios de información y consuelo alternativos a las saturadas líneas tradicionales.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios