BAQUIA

Twitter confunde a los medios con el (falso) rumor del segundo volcán

Si un sólo volcán puede organizar un caos aéreo y de comunicaciones sin precedentes, podemos imaginarnos lo que pasaría si otro más entrase en erupción en Islandia. Así que no es de extrañar que la noticia de que, efectivamente, el Ekla estaba apuntándose a la fiesta, llamara la atención, sobre todo porque se considera un volcán más peligroso.

De no ser por el pequeño detalle de que el Ekla está tan tranquilo como en los últimos 10 años (vamos, echándose una siesta ligera). Lo que ocurría en realidad es que una cámara que se suponía estaba apuntando a este volcán, se había girado para grabar la erupción del ya activo Eyjafjallajökull.

La televisión islandesa difundió las imágenes, la noticia se difundió por Twitter, y el sector informativo siguió el ejemplo de las aerolíneas: entró en caos, mientras las autoridades islandesas insistían en que ellos no veían nada semejante. Eso sí, algunos rectificaron después.

En los últimos meses, redes sociales y servicios online como Twitter han sido aclamados por su utilidad ante desastres naturales, como los terremotos de Chile y Haití, no sólo por la rapidez con la que informan del desastre, sino por su utilidad para encontrar supervivientes y organizar la reconstrucción.

Sin embargo, el caso de la erupción fantasma da un toque de atención sobre la fiabilidad que se está atribuyendo en los medios a redes sociales, donde los usuarios dicen lo que saben, pero no necesariamente tienen razón, por mucha buena voluntad que tengan. No en vano, la semana pasada circuló por la Red el rumor de que California iba a sufrir un terremoto, que según los científicos no era más probable que hace un mes o cuatro años.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios