BAQUIA

Twitter no levanta cabeza desde su último ataque

La semana pasada, Twitter sufrió un ataque Denial-of-Service (DoS) que dejó su servicio inoperativo durante varias horas en todo el mundo. Este ataque de denegación de servicio se produjo mediante una saturación de los puertos llevada a cabo por un grupo de crackers, que gestionaron grandísimas cantidades de datos hasta que lograron saturar el servidor.

Tras la caída total de unas horas, desde Twitter se aseguró que se había solucionado el problema y que el portal funcionaría con total normalidad. Sin embargo, nada ha vuelto a ser igual. A día de hoy, Twitter sigue dando problemas. Bien es cierto que prácticamente ha desaparecido la sobrecarga (un problema que acarreaban desde sus comienzos), pero en los últimos días se están produciendo múltiples caídas que, si bien son momentáneas y no duran más allá de pocos minutos, se producen con demasiada frecuencia. Tanto la web como algunos clientes (TwitterFox, entre ellos) están comprobando la debilidad de Twitter en los últimos días, lo que podría hacer pensar que el problema de la semana pasada no está del todo solucionado.

Un ataque desde Rusia
El objetivo de este ataque fue un bloguero georgiano, Cyxymu, ya que este bloguero fue muy crítico con los conflictos entre Georgia y Rusia en Osetia del Sur, cuyo aniversario se celebraría el día del ataque. Así, de este modo se buscaba silenciar al bloguero que, lejos de permanecer callado, ha disparado su popularidad, que ahora mismo está por las nubes.

En unas declaraciones a la agencia AFP, el bloguero aseguró que \”un ataque a una escala tan grande requiere un montón de dinero\”. \”Por eso creo que algunas organizaciones rusas están detrás de este ataque\”, declaró desde Tbilisi, la capital de Georgia, este bloguero de 34 años.

Este tipo de estrategias de silencionamiento no son nuevas, ya que el movimiento pro-Kremlin recurrió a semejantes ataques en abril de 2007, cuando paralizó las web del Gobierno de Estonia en medio de una polémica en torno a un monumento al Ejército Soviético, que ocupó los países bálticos tras la II Guerra Mundial.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios