BAQUIA

UMTS también pasa factura a la holandesa KPN

Una a una, las telefónicas europeas van hundiéndose al no poder soportar el peso de las licencias de telefonía móvil de tercera generación. El operador holandés KPN ha venido a confirmar el disparate de la escandalosa apuesta por el UMTS: ha tenido que afrontar la realidad y realizar provisiones por valor de 8.000 millones de euros que la han ocasionado unas pérdidas de 9.617 millones en el primer semestre.

KPN sigue así los pasos de la española Telefónica y la finlandesa Sonera, amortizando de una tacada los costes de las licencias UMTS que consiguiera en Alemania, Bélgica y Reino Unido (mediante su participación del 15% en el consorcio Hutchison 3G).

La teleco holandesa, antiguo monopolio público que estuvo a punto de fusionarse con Telefónica en la era Villalonga, registró una pérdidas de 9.296 millones de euros en el segundo trimestre, frente a los 499 millones del mismo periodo del año anterior, con lo que acumula unas pérdidas de 9.617 millones en lo que va de año. Los ingresos se redujeron en un 3%, mientras que el resultado operativo (Ebitda) arrojó un saldo positivo de 1.164 millones de euros. Los inversores aprobaron la determinación KPN, premiando sus acciones con un 13,92%.

La sueca Orange y la británica Vodafone han anunciado reciente el retraso de sus planes para empezar ofrecer servicios de telefonía móvil. En Alemania, Telefónica, que también ha congelado proyectos en Italia, y Sonera han paralizado sus inversiones y despedido al 90% de la plantilla de la operadora Quam. El Gobierno finlandés, informa Expansión, ha admitido que tiene parte de la culpa del fracaso de las inversiones de la operadora Sonera (de la que posee un 52,8%) en la compra de licencias UMTS en Europa, puesto que había aprobado esas inversiones.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios