BAQUIA

Un ejecutivo de Microsoft reconoce que la empresa no acató la decisión del tribunal

Will Poole, directivo de Microsoft, reconoció ante el tribunal que juzga a su compañía que no recordaba que ésta hubiera alterado las presentaciones multimedia de la última versión de Windows. La empresa con sede en Redmond estaba obligada a ello tras ser condenada por prácticas antimonopolio en abril de 2000.

Poole, que en la actualidad es vicepresidente de la división de Plataforma de Nuevos Medios de Windows, explicó que no recordaba haber llevado a cabo “alguna alteración de diseño específica como resultado de la decisión del tribunal”. Sus palabras representan un tanto a favor para los nueve Estados ‘rebeldes’ que se negaron a firmar el acuerdo extrajuidicial alcanzado entre Microsoft y el gobierno federal a finales del año pasado. Los abogados que representan a los Estados arguyen que la empresa de software ha seguido diseñando el mismo software y reteniendo datos técnicos con el fin de perjudicar a sus competidores.

Hace dos años, un juez federal concluyó que Microsoft había mezclado prestaciones en Windows para obstaculizar la competencia, sobre todo en el mercado de los navegadores de Internet. Por ello, los nueve Estados luchan para que la juez encargada del caso, Colleen Kollar-Kotelly, dicte sanciones más duras con el fin de que Microsoft facilite la actividad a sus competidores.

La tesis de los Estados ‘rebeldes’ también fue defendida en marzo pasado por el vicepresidente de RealNetworks, David Richards, quien aseguró en su testimonio que Microsoft había retenido datos técnicos de RealNetworks para asegurar que su reproductor de música no funcionara tan bien con Windows como el Media Player.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios