Un gusano informático ataca a Irán en plena fiebre del malware

Centrales nucleares iraníes, industrias alemanas, instituciones de India, Indonesia y Pakistán… Son algunas de las víctimas de Stuxnet, un gusano informático que saltó a la fama durante el fin de semana y que, aunque aparentemente estaba programado para sabotear las centrales nucleares iraníes, acabó afectando a industrias de medio mundo.

Stuxnet aprovecha varias vulnerabilidades de Windows, y está diseñado especialmente para atacar sistemas de Siemens de administración de complejos industriales, utilizados por ejemplo en redes eléctricas municipales. Su propósito principal es el espionaje, aunque también puede introducir cambios en los sistemas donde se infiltra.

No faltan los que anuncian el inicio de una nueva forma de guerra cibernética, en esta ocasión contra Irán, pero el caso es que estos días vivimos lo que parece una explosión de malware a diestro y siniestro.

El ataque a gran escala sigue a dos que han asolado Twitter en los últimos días (el primero desencadenado por error, otro más malintencionado) y a otro ataque en la red social de Google Orkut, popular en áreas concretas como Brasil.

Si la guerra elecrónica ha comenzado, tendrá que competir con los adolescentes con conocimientos tecnológicos, los bromistas y los delincuentes comunes, porque este mercado está tan abarrotado como cualquier otro.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios