BAQUIA

Un matrimonio con tres en discordia

Yahoo! continua sopesando la oferta lanzada por Microsoft para hacerse con la empresa más genuinamente internetera del mercado. Muy confiados debían estar en la compañía dirigida por Steve Ballmer de la gravedad de los problemas financieros de Yahoo! (aún reciente la purga de empleados) como para creer en la fusión / absorción con una compañía que se sitúa en las antípodas ideológicas en temas como la Web 2.0, estándares tecnológicos o el software libre. Habrá que seguir esperando para averiguar si Yahoo da el “sí” o prefiere mantenerse en aquello del “pobre pero honrada”.

Mientras tanto, Google observa con expectación cómo se desarrollan los hechos, preocupada porque la fusión amenazaría su cuota del mercado publicitario (el meollo del asunto) y se vería superada en tráfico total de usuarios. La respuesta inicial fue un tanto desconcertante, pues alertaba sobre la amenaza que la fusión supondría sobre los principios fundacionales de Internet, “la apertura y la innovación”, y se preguntaba si Microsoft no intentaría imponer en la Red la misma influencia “inapropiada e ilegal” que ejerció en el mercado de los PCs.

En esta respuesta, Google olvida, primero, que en Internet el usuario tiene libertad para elegir las opciones que más le agraden o convengan, y segundo, que su política de los últimos tiempos no es precisamente la más adecuado para dar lecciones antimonopolísticas.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios