BAQUIA

Un móvil inutilizado puede ayudar al medioambiente y al tercer mundo

En España hay un total de 52.990.094 líneas de teléfono móvil, lo que supone una media de 2 móviles por persona como mínimo, ya que actualmente hay muchos más terminales que líneas de teléfono.

Según una encuesta realizada por una importante compañía de terminales, el 44% de la población guarda en sus hogares varios teléfonos obsoletos, sin conocer las consecuencias negativas que implica esta acción. Por otro lado, señala que el principal motivo por el que no se reciclan estos terminales es porque los usuarios ignoran que pueda hacerse, además, casi el 75% confiesa desconocer cómo reciclar su teléfono.

Fonebank, filial de la empresa inglesa Corporate Mobile Recycling, es pionera en el reciclado y reutilización de teléfonos móviles ya sean, nuevos, sobrantes o usados. Está especializada en la recogida de todo tipo de terminales, los cuales analiza y separa entre los que funcionan y no lo hacen, reparando todos los teléfonos que sean posibles.

La actividad desarrollada por Fonebank genera un impacto positivo en el medioambiente ya que los teléfonos móviles son un elemento altamente contaminantes. Para ello apuesta por la reutilización de los terminales que recoge, lo que reporta un doble beneficio: reduce el impacto medioambiental de la cantidad de desechos que los móviles representan ya que la reutilización evita la contaminación y además, ayuda a países en vía de desarrollo, gracias a las colaboración con varias ONGs con las cuales tiene acuerdos de donación recaudando fondos para países del tercer mundo.

Fonebank facilita además a dichos países la posibilidad de adquirir una nueva línea de teléfono, donde el coste de las mismas es demasiado elevado. Se realiza un envío de todos los móviles recogidos y en buenas condiciones para su reutilización, con lo que se prolonga su vida útil. En 2008 recogió más de 100.000 terminales de los cuales el 40% fueron destinados a países como Sudáfrica, India, China, etc.

Cadena para analizar los móviles

Más del 90% de los componentes de un móvil son reutilizables. El 58% es plástico; el 17%, vidrio, y el 25%, metales como hierro, cobre, plata e incluso oro. Las baterías son los elementos más contaminantes porque contienen elementos como el cadmio, el litio y metal hidruro. El material más preciado es el coltán, un metal capaz de soportar una alta carga eléctrica que se utiliza en todo tipo de aparatos electrónicos y permite que las baterías duren más.

Fonebank analiza todos los terminales que recibe y los separa por grupos según el estado en el que se encuentren. Todos los móviles inutilizados pasan por el siguiente proceso de reciclaje que consta de dos partes. En primer lugar se clasifican los diferentes tipos de plásticos y metales, dado que cada uno requiere un proceso específico para su recuperación y tratamiento.

En segundo, se efectúa el despiece del móvil y selección de los componentes peligrosos, como los condensadores, circuitos impresos y plásticos que contienen PCBs, relés de mercurio, las baterías de níquel, cadmio, etc. Estos materiales altamente peligrosos son tratados por ERR (Environment Recyilng) empresa con sede en Inglaterra dedicada al reciclado de residuos eléctricos y electrónicos y autorizados para su tratamiento.

Fonebank ha desarrollado un Eco-Management and Audit Scheme, ó Reglamento Comunitario de Ecogestión y Ecoauditoría, además está adherida a las pautas dictaminadas por el ISO14001 y EMAS, para garantizar a todos los usuarios, auditores y la comunidad en general, una total confianza en la manera en la que se gestionan los móviles.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios