BAQUIA

Un PIN en los dedos

Con un único movimiento, y no con los cuatro que requiere teclear el número PIN, podremos sacar dinero del cajero automático sin mirar de reojo si hay cámaras colocadas que graban el número secreto o dispositivos para copiar los datos de la banda magnética.

Excelente solución para los más de dos millones de españoles afectados por el fraude con tarjetas bancarias, que suponen el 10% de los 22 millones de ciudadanos que han sufrido este engaño en toda Europa.

Aparte del disgusto que se lleva cualquiera que pierde dinero sin que lo pueda remediar, el coste anual que se deduce de este tipo de fraude supera ampliamente los cien millones de euros, gasto que repercute en el banco o, en el peor de los casos, en el propio bolsillo.

La lucha contra el fraude supone un negocio para las empresas que se dedican a crear sistemas de seguridad, que ya han ideado fórmulas tan avanzadas como el reconocimiento del iris o de la voz, aunque por el momento ninguna de ellas se ha extendido de manera masiva en España.

Ahora, otra empresa, Xelios, presenta una tecnología que pretende poner fin a este tipo de estafas bancarias, con un sistema de reconocimiento biométrico de la huella dactilar. Está por ver si finalmente se implantará o se quedará en el camino, como muchas otras iniciativas.

Con este nuevo proyecto pretende solventar el problema de seguridad que conlleva utilizar la tradicional tarjeta de crédito o débito, que, o puede perderse o ser robada o falsificada.

El método, utilizado en el campo de la defensa militar, puede adaptarse a cualquier cajero del mundo y, según sus impulsores, puede incluso detectar si un dedo está vivo. La empresa está negociando con ocho grandes bancos españoles y a nivel internacional con una empresa de medios de pago para instalar en sus equipos este sistema.

En cualquier caso, los que no quieran identificarse con la huella en un cajero podrán optar siempre por la tradicional tarjeta y su PIN.
www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios