BAQUIA

Un secuestrador tan cruel como cutre

Wolfgang Priklopil, el secuestrador de la joven Natascha Kampusch, no solamente ha demostrado su crueldad, sino también sus escasos conocimientos tecnológicos.

¿O quizás era una estrategia? Porque las investigaciones del lamentable episodio se están viendo seriamente perjudicadas por la joyita que Priklopil utilizó: nada más y nada menos que un Commodore 64.

Y decimos lo de la estrategia porque eso mismo es lo que piensa la policía de Austria, sobre todo teniendo en cuenta que el tipo es técnico de comunicaciones. Todos los indicios, sí, apuntan a que confió única y exclusivamente en esa vieja máquina, tan popular hace veinticinco años y reducida hoy a la categoría de objeto de culto para coleccionistas.

Así que, cuando los mandos policiales esperaban que el PC les diera buenas pistas acerca de las motivaciones y comportamientos del secuestrador, se han topado con esta sorpresa.

Porque claro, la transferencia de archivos para estudiar detenidamente el tema va a ser ciertamente complicada -también es verdad que los policías se están ahogando en un vaso de agua: ¿tan difícil es buscar un hacker que les ayude?-.

Transferir datos de esa máquina a un ordenador nuevo, moderno, implicará casi necesariamente la pérdida de algún volumen de información. En fin, habrá que estar atentos en el futuro (ojalá no haya más casos) para comprobar si asistimos a la nueva política de seguridad de los delincuentes: ¿Se poblarán las investigaciones policiales de Spectrums, Archimedes y Ataris en el futuro?


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios