Un televisor dentro de una lentilla

Imagine meterse en la cama y seguir viendo sus programas favoritos de televisión, gracias a una lente de contacto que incorpora un televisor en miniatura. Semejante invento estará disponible dentro de diez años, según un estudio sobre la evolución del ocio doméstico.

La miniaturización de los componentes electrónicos hará posible que dentro de diez años un televisor se pueda integrar en una lentilla. El invento funcionaría con una serie de rayos láser y micro espejos, y tendría el aspecto de una lentilla normal.

Una persona sólo tendría que ponerse la lente y vería con toda normalidad a través de ella. Al conectarla, podría ver la televisión con los ojos abiertos o cerrados, y salvo un ligero brillo, nada delataría que lleva el entretenimiento a cuestas de ese modo.

Se preguntará cómo cambiar de canal. No, no es necesario llevar otra lente en el otro ojo con el mando a distancia miniaturizado. El zapping se haría mediante movimientos de la mano u órdenes con la voz. ¿Y cuál será la fuente de alimentación? El propio calor corporal será el que dé energía al aparato. Está todo pensado…

Todo esto, que puede sonar digno de la ciencia ficción (cuando no inverosímil) estará disponible dentro de diez años, según un reportaje elaborado por The Future Laboratory, una consultora británica especializada en predecir tendencias tecnológicas. Incluso ha puesto precio a las lentillas-televisor: se podrán comprar por unas 400 libras (456 euros).

El reportaje también adelanta otras invenciones igual de sorprendentes: tatuajes que cambian en función del estado de ánimo de la persona que los lleva, maquillaje virtual, o una combinación de sofás con movimiento, luces y efectos de sonido, que cambiará la forma de ver las películas.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios