BAQUIA

Una forma cómoda y rápida de solucionar líos

El sector de TI no es una excepción; como en cualquier otra industria, menudean los pleitos, los dimes y diretes y las llevanzas a los tribunales. Y como acudir a los juzgados sigue significando tardanzas considerables, nada mejor que optar por sistemas alternativos. Por ejemplo, el arbitraje.

Los árbitros pueden ser tanto personas físicas como entidades, y su misión consiste precisamente en eso: en tratar de poner de acuerdo a las partes enfrentadas. Se trata de profesionales cualificados, con callos, capaces de hacer que la razón prevalezca sobre la pelea.

Lo malo es que se trata de un sistema todavía no muy extendido, aunque va adquiriendo protagonismo por momentos. Quizás porque mucha gente entiende que es algo al margen, inválido, alegal. Todo lo contrario; lo que se decide por el arbitraje cobra fuerza y personalidad jurídicas desde el primer momento, de forma que es como acudir ante el juez.

Se además la circunstancia de que en la industria tecnológica, los avances van bastante por delante de las leyes. En muchas ocasiones éstas se vuelven anticuadas no tanto tiempo después de promulgarse, al albur de los adelantos de las TIC; por no hablar de los numerosos enfrentamientos internacionales que se producen, y que tienen en los árbitros una excelente oportunidad de resolverse pacífica, civilizada y satisfactoriamente. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios