BAQUIA

Una Navidad dorada para las cibertiendas

En general, las tiendas online han vivido unas navidades doradas en todo el mundo. Lo cual no deja de ser bastante sorprendente: en EEUU, por ejemplo, la hecatombe bursátil de las empresas de Internet, la recesión económica y el recuerdo del año pasado (fallos en la distribución, entregas fuera de tiempo) no hacían presagiar nada bueno. Pero los norteamericanos han respondido y han seguido dando muestras de su confianza en la Red. Las ventas online se han doblado con respecto a 1999 hasta llegar a los 10.700 millones de dólares, según Goldman Sachs. Cabe recordar que la campaña navideña comprende oficialmente del 24 de noviembre al 26 de diciembre.

Curiosamente, a las versiones online de los comercios tradicionales les ha ido mucho mejor que a las empresas 100% Internet, según algunas consultoras. Los productos electrónicos y los libros, discos y vídeos han sido una vez más los reyes de la fiesta. En cambio, las ventas de juguetes no experimentaron crecimientos significativos. Como era de esperar, Jupiter Media Metrix sitúa a Amazon a la cabeza de la lista por número de visitantes, con una subida interanual de casi un 50%, pero luego vienen Walmart, BestBuy y AmericanGreetings, es decir, negocios de toda la vida que han apostado por la Red.

Aunque no todos opinan igual. Según Jupiter Research, el asunto ha estado muy repartido, y la crisis de las puntocom no se ha dejado sentir en la campaña navideña: el 35% compró en sitios online puros, mientras que el 37% prefirió acudir a los sitios que también cuentan con tienda física o catálogo. Un estudio de Nielsen//NetRatings y Harris Interactive apoya esta tesis y añade que siete de los diez nodos que más han satisfecho a los compradores online son compañías totalmente Internet. Encabezan esta lista Amazon y eBay.

Amazon ejemplifica a la perfección la luna de miel que han vivido cibercomercios e internautas. La mayor tienda online del planeta gestionó más de 31 millones de pedidos en todo el mundo hasta el 23 de diciembre, incluyendo los realizados en la web de Toysrus, asociada a Amazon, y prácticamente el 99% de los consumidores pudieron disfrutar del recopilatorio de los Beatles, el Nokia 8260 y las últimas cámaras digitales en Nochebuena.

En el Reino Unido también están de enhorabuena. Las ventas de Hamley\’s, uno de los gigantes del sector juguetero europeo, han subido un 15% con relación a 1999, en buena medida gracias a la comercialización virtual de sus productos. La filial británica de Amazon se ha hinchado a ganar dinero con los libros de Harry Potter, y grandes cadenas como Woolworth\’s y Tesco tuvieron tal volumen de pedidos que se vieron obligadas a ampliar el período de entrega garantizada de tres a diez días.

Amazon no pudo con la Fnac en Francia

Amazon desembarcó en Francia el pasado mes de agosto. Pero en aquel país tiene dos competidores tan fuertes que ha sido incapaz de derrotarles en Navidad: la Fnac y Alapage.com, el nodo de comercio electrónico de Wanadoo. En Francia lo que ha hecho estragos estas fiestas no ha sido la PlayStation2, sino… el vino y los alcoholes varios, que han sido adquiridos por cerca del 38% de los internautas franceses que han comprado algo.

España tampoco ha sido la excepción, a pesar de que la penetración de Internet en los hogares sigue siendo bastante inferior a la tasa que presentan el resto de países de la UE. La mayoría de los usuarios han comprado desde su puesto de trabajo, como atestiguan las franjas horarias en las que más pedidos han servido las tiendas. Según datos de la Asociación Española de Comercio Electrónico, los internautas españoles se han gastado en torno a 96,3 millones de dólares (unos 17.000 millones de pesetas), que probablemente represente casi el 50% de las ventas totales de los comercios online durante 2000.

Lógicamente, la distribución ha jugado un papel capital en todo esto. Las dificultades logísticas vividas el año pasado parecen haber pasado a la historia, y casi todas las tiendas se comprometieron a pagar a sus clientes el importe de los productos, más el coste de los gastos de envío, en el caso de que no recibieran los pedidos.

Conscientes de lo mucho que se jugaban, las empresas publicitarias también han echado el resto. En España, según datos de la consultora Eyeglue.net, la inversión en publicidad ha ascendido a casi 34 millones de dólares (6.000 millones de pesetas). Una cifra más que respetable, teniendo en cuenta que el dinero destinado a la publicidad online en 1999 fue de 152,7 millones de dólares (27.000 millones de pesetas).

Productos estrella

Desglosando lo más comprado por los internautas españoles no encontramos sorpresas: libros, CD, vídeos y juguetes. Los portales que acogen tiendas virtuales en sus páginas también han hecho su agosto en pleno diciembre, hasta el punto de que una de cada cuatro compras online se han realizado a través de portales como Terra, Eresmas o Ya.com, una cifra muy superior a la conseguida por los comercios virtuales puros.

De hecho, la consultora Yankee Group apunta en su informe/balance navideño que los principales portales se han impuesto por goleada a las cibertiendas. Por ejemplo, AOL facturó un 84% más que en las fiestas de 1999, cuando vendió por valor de 2.5000 millones de dólares, y Lycos y Yahoo! también han vivido días de rosas. En cambio, los e-tailers han tenido que conformarse con incrementos del 40% en sus ventas, una cifra bastante floja. Todo esto se ha traducido en que el 90% de los compradores online navideños de EEUU se consideran satisfechos con la experiencia, según NPD Group, que añade que más de la mitad de los cibercompradores fueron mujeres, y el 33% mayores de 45 años.

Aunque también ha habido descontentos: un 63% ha encontrado algún tipo de dificultad para levar a cabo sus adquisiciones, debido principalmente a fallos en algunas páginas saturadas por los numerosos visitantes, la lentitud de navegación y el pobre servicio que todavía ofrecen ciertas compañías.

Las secuelas de 1999

Pero, de no haber mediado la mala experiencia del año anterior, la cosa podía haber ido mucho mejor. Según un informe de Gartner Group, la mitad de los internautas de EEUU que compraron a través de Internet durante la campaña navideña de 1999 no se han atrevido a repetir en 2000 ante el temor de que la logística y la distribución volvieran a hacer de las suyas. Como consecuencia, los cibernegocios han perdido 2.600 millones de dólares.

De cualquier forma, encontramos aquí el habitual baile de cifras de las consultoras y empresas de medición de audiencias en Internet. Porque Nielsen/NetRatings asegura que diciembre fue el mes de 2000 en el que menos navegaron los internautas. Concretamente un promedio de 14,9 horas, frente a las 17,5 horas de octubre, por ejemplo. Nielsen/NetRatings explica que el hecho de que diciembre sea un mes parcialmente vacacional es una de las razones que mejor explican lo ocurrido.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios