BAQUIA

Una novia virtual para desesperados

Artificial Life es una compañía asentada en Hong Kong que ha desarrollado una alternativa para aquellos individuos sin suerte en el amor. Se trata de una novia virtual en el teléfono móvil que remite en la memoria a los ya legendarios Tamagotchi.

Vivienne, o V-Girl, es un juego interactivo para móviles que ha sido posible crear gracias a la gran velocidad que permiten las redes 3G. ¿En qué consiste? Hombre, en complacer a la novia: hay que comprarle cosas, acordarse de su cumpleaños… Como pistas, diremos que le gusta ir a cines y bares (necesita registro).

El juego ha surgido de la combinación de voz sintetizada, vídeo streaming y mensajes de texto. Su precio será irrisorio comparado con lo que cuesta una noche de caza: 6 dólares, aparte -lógico- de lo que haya que pagar a la compañía telefónica o de lo que se gaste cada uno en bombones virtuales para Vivienne. Artificial Life pretende así incrementar las ventas de terminales 3G.

El cerebro de la chica se encuentra en la sede de la firma en Hong Kong. Allí utilizan métodos para procesar el lenguaje natural, lo que le permite entender las palabras que el usuario le dirige y responderlas. Eso sí, sepa que es bastante casta: no se desnuda jamás y sólo admite un tenue beso soplado. Y quizás le compense no intentar pasar del mero noviazgo, ya que puede casarse con ella en una ceremonia virtual, pero entonces entra en liza la suegra, que le despertará a las tres de la madrugada para preguntarle qué hacen y si la trata bien.

Vivienne es una figura tridimensional y cultísima -es capaz de hablar acerca de 35.000 temas; también traduce-. Para ello, el móvil tiene que comunicarse con los servidores por los que corre el software, que emplean métodos expertos para diálogo. Esta es precisamente la especialidad del inventor del asunto, Eberhard Schöneburg, un antiguo profesor de inteligencia artificial trabajó para proyectos militares alemanes.

La novia virtual se lanzará en abril en Singapur y Malasia -ha habido que adaptar su aspecto para que no sea rechazada en los países musulmanes-; en Europa occidental después del verano, y los estadounidenses podrán empezar a disfrutarla a finales de año. Para entonces, las telefónicas esperan haber conseguido que las baterías no se agoten tan rápido o que las señales no se corten cuando el usuario va en coche. Por otra parte, los teléfonos 3G cuestan varias veces el precio de los actuales.

El programa más avanzado de los que consta Vivienne está destinado a procesar las charlas amorosas. \”La gente ve que no puede tener sexo con ella, pero lo intenta. Y Vivienne tiene muchas formas de mantenerlos a raya\”, dice Schöneburg.

Esto es sólo un anticipo de la amplia batería de juegos virtuales que las empresas están preparando concienzudamente para ofrecérnosla en los próximos meses/años. De momento, y para abrir boca mientras llega Vivienne, confórmese con muñecos del mundo real.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios