BAQUIA

Una nueva era para MySpace

Tres años después de ser adquirida por el magnate Rupert Murdoch por 580 millones de dólares para integrarse en el grupo Fox Interactive, MySpace se ve ahora en la obligación de enfrentarse a un proceso de reconversión.

MySpace fue durante años la red social más popular entre internautas de todo el mundo, aunque ha perdido esa posición de liderazgo en favor de Facebook. Esta misma semana, Facebook la ha igualado en usuarios en los Estados Unidos (unos 70 millones), el único país donde todavía mantenía el liderazgo en las redes sociales.

La primera medidaa resultará tan dolorosa como inevitable: la compañía va a despedir al menos a 400 empleados, un tercio de su plantilla, para quedarse con alrededor de 1.000 trabajadores. La idea es alcanzar mayor eficiencia y volver a una cultura más cercana a la de una start-up, según explica Owen Van Natta, su actual director procedente de Facebook.

Algunos analistas señalan que MySpace ha fallado en intentar triunfar en diferentes actividades, sin terminar de liderar en ninguna. Tratando de orientarse hacia una web dedicada al entretenimiento global, los usuarios han demostrado que prefieren una red social en la que lo más importante es la interacción de usuario a usuario.

Por ejemplo, el servicio MySpace Music no ha cumplido con las expectativas, como tampoco lo ha hecho el desarrollo tecnológico, la usabilidad y el diseño (un factor siempre criticado en MySpace, y que está a años luz de la facilidad de uso de Facebook) o la contratación de espacios publicitarios, que ha caído un 11% en todo el grupo Fox en el primer trimestre del año, poniendo en peligro la renovación del contrato con Google el año que viene.

La cuestión ahora es cómo afrontar una nueva etapa y qué cambios llevar a cabo. Algunos cambios que se proponen se refieren a potenciar la función original de la web (servir de escaparate para grupos de música y para la comunicación con los fans), ofrecer música gratis, mejorar los procesos de búsqueda y los acuerdos publicitarios, o dejar que sean los expertos en tecnología (y no el departamento de marketing) los que marquen las líneas maestras.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios