Usuarios y hábitos de búsqueda: ¿mienten?

Publicamos el otro día el artículo Hardware humano: la ilusión de la búsqueda consciente donde Gord Hotchkiss comentaba aspectos no tan racionales de la búsqueda. Ayer aparece este interesante comentario que Christina Wodtke comparte en blog de Peter Morville:

\”Veloz y feo es mejor que lento y bonito.

El tiempo de barrido (scan time) es tan importante como el tiempo de carga (load time).

Si quieres ver como vuela un colibrí, lo tendrás difícil. Se mueven tan de prisa que se transforma en un movimiento borroso. Pero si le pides que lo hagan más lento, no se pueden mantener en el aire y no aprenderás nada… la búsqueda ocurre de forma tan veloz, que si se le fuerza al usuario a pensar (por ejemplo en un test de usabilidad) reduce la velocidad tanto que se comporta de forma antinatural.

En la búsqueda, las acciones físicas son pocas: ver, escribir, clic. Lo que realmente quieres saber es lo que se esconde, incluso de la persona que busca.\”

Christina Wodtke es una reconocida experta que trabaja para LinkedIn y cree que el uso de buscadores genera patrones perfectos ya que su comportamiento es bastante estable y predecible

Me resulta interesante porque es un aspecto que tiene que ver con lo que pasó en SMX Madrid en el focus-group que hicimos con Xperience Consulting con jóvenes de 15 a 19 años. Casi el 95% de los asistentes nunca había participado en una sesión similar, por lo que algunas de las preguntas que se hacían eran especialmente complicadas e impedían una respuesta casi automática de los participantes. Tal como dice Christina Wodtke, comportamiento se transforma en antinatural.

Obviamente el hecho de estar sentado frente a 200 expertos en marketing online no ayuda. Éramos conscientes que esto haría más difícil la interacción con los participantes, por eso cuando fue posible, buscamos simplemente la charla.

Ricardo Tayar por ejemplo, que asistió al focus-group, comenta en su blog:

Pregunta: ¿Para qué usáis principalmente internet?

Respuesta: Esta fue de las primeras preguntas, y todos decían que lo usaban para buscar información para estudiar o trabajos, para comunicarse con amigos y para leer información deportiva. Yo creo que aquí es donde más se callaron: no me creo que chavales de 17 o 18 años no busquen porno, descarga de música o películas ni cosas más escabrosas (negrita de la edición), pero les entiendo porque tenían delante a un montón de gente y ninguno quería decir “si si, yo busco fotos de Angelina Jolie desnuda todos los días”.

Es muy complicado obtener una respuesta natural de un usuario cuando se le pregunta sobre su relación con los buscadores. Lo que está claro es que el uso de palabras para buscar, es una estadística que hemos venido siguiendo en los últimos años, y mientras todo indicaba que la experiencia del usuario hace que use más palabras encadenadas, lo cierto es que solamente el 26% de los usuarios utilizan cuatro o más términos.

Sin embargo, continua, Peter Morville en su blog, lo más complicado tiene que ver con las búsquedas ambiguas. Es un desafío pedir “una palabra más” para entender el contexto de la búsqueda. Un intento de lograr esto se ve con la proliferación de herramientas de los buscadores, como ser \”Search Assist” de Yahoo!, donde se sugieren búsquedas a medida que el usuario escribe palabras en la caja de búsqueda.

Mes a mes y año a año vamos teniendo una idea más compleja de como es la persona que busca por nosotros en un buscador. Pero aún queda mucho por aprender.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios