BAQUIA

¿Vale cualquiera para ser periodista?

¿Se pondría usted en las manos de un dentista que hubiera aprendido la carrera estudiando unos manuales en Internet? ¿O dejaría que un mecánico que se ha formado viendo vídeos en YouTube pusiera a punto su coche antes de salir de vacaciones? Probablemente no, porque en ambos casos estaría en juego su salud e integridad física. Pero, ¿qué pasa cuando de lo que se trata es de acceder a la información? ¿Sirve en ese caso cualquier fuente? ¿Son todas igual de fiables? ¿Tiene el mismo valor la información que aporta un aficionado que la que elabora un profesional? ¿Es el “periodismo ciudadano” una contradicción en sus términos?

Todas estas cuestiones, y otras relacionadas con los vínculos entre periodismo, medios y herramientas digitales y participación ciudadana, se debatieron durante el III Congreso Internacional de Periodismo en la Red. Lo cierto es que actualmente, en Internet conviven las fórmulas híbridas con otras que delegan en las aportaciones de los lectores, amén de las aperturas que están concediendo los medios tradicionales en este sentido. Pero lo esencial sigue siendo distinguir entre informantes y periodistas, porque cualquiera con acceso a las herramientas con las que se genera y distribuye la información no necesariamente puede ser considerado un periodista.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios