Verano en Silicon Valley (y II)

(Viene de la primera parte).

El tiempo vale casi más que el dinero

Es increíble lo bien que funciona Craigslist.org aquí. Está perfectamente segmentado por zonas de la bahía de San Francisco, y parece que todo el mundo haga uso de este directorio. Yo personalmente tuve una gratísima experiencia ya que, al estar sólo tres meses, tuve que comprar muchas cosas que después necesitaría vender. Pues gracias a Craigslist, publiqué el anuncio de algunos productos domésticos (TV, cafetera, etc.) y en un fin de semana lo vendí todo. Preguntas a la gente en todo tipo de sitios (tiendas, en oficinas, amigos) y todos te envían a Craigslist. Es bastante más popular en esta zona que la propia eBay (que tiene la sede central en Campbel, un barrio de San José).

Y es que el tiempo es claramente uno de los recursos más valorados. El uso del tiempo es el siguiente tema que deseo destacar. Básicamente, la gente anda tan liada y tiene tanto respeto por su tiempo que adopta posturas un tanto radicales. No es poco habitual encontrarse en una presentación a la audiencia escuchando y leyendo el correo en la Blackberry a la vez. No es considerado maleducado, sino necesario y eficiente. Nosotros tenemos nuestras dudas sobre esto, pero así es.

Otro hábito es el de no llamar casi nunca por teléfono, aunque sea gratis o con tarifas planas. Aquí el medio de comunicación preferido es el email, pero para todo, incluso un mensaje breve. Eso es debido a que la gente prefiere contestar cuando les parece más adecuado, y el teléfono no te da ese control, sobre todo si no sabes quién te llama. Además, una conversación telefónica se puede alargar demasiado, resultando en una pérdida de tiempo innecesaria, mientras que para contestar un email el que escribe tiene todo el control, de nuevo, sobre el tiempo a emplear.

¿Y qué decir de las reuniones? Pues está claro: la mayoría de las veces se evitan los meetings en persona si es posible, incluso entre gente de la misma empresa. El método preferido es el teléfono y las virtual rooms, donde la gente se conecta desde varias oficinas o, como es muy habitual aquí, desde casa. El teletrabajo está ya muy extendido entre las empresas del sector, y la gente trata de evitar el tráfico como se pueda. Asimismo, la duración de las reuniones está siempre claramente predefinida, y no se lo saltan fácilmente. Concisas, eficientes, directas al punto: en una hora tiene que estar todo visto, presentado, hablado y planificado para la próxima.

Hay vida después de la oficina

Esto puede hacer pensar que todos aquí están estresados y no viven la vida. En cierto modo, es así. Pero por otro lado, es un poco al contrario. La gente valora y mucho su tiempo, su vida personal y el poder pasar tiempo libre, todos los días, no sólo los fines de semana. Como regla general, es común que la jornada de trabajo sea de 9am a 5pm, pero los que andan muy ocupados entran sobre las 8am y salen a las 6pm. Incluso si un día están megaliados, las 7pm es la hora tope. El tema es que al ser tan eficientes con el tiempo, pueden salir antes y terminar trabajando menos horas al final de la semana. Me pregunto cuándo veremos esto en España…

Y es que los habitantes del norte de California tienen la suerte de contar con muchos sitios que visitar y entretenerse, tanto durante la jornada laboral como durante los fines de semana. En San Francisco hay siempre alguna feria, exposición, mercadillo, show, etc. De todas partes del mundo, bien te apetece visitar Chinatown (realmente es todo un pueblo chino dentro de la ciudad y la sensación es impactante), o tomarte un café en Little Italy. Pero mucha gente también disfruta, especialmente en verano, de los pueblos de costa, como Halfmoon Bay, Carmel, Capitola, Sausalito o Tiburón. Todos ellos a menos de una hora de coche desde el SV. Por cierto, aquí para definir las distancias siempre se habla del tiempo que se tarda en llegar en coche, ya que desafortunadamente el transporte público es ciertamente limitado, por no decir casi inexistente. Todo el mundo va en coche a todos lados, y las autovías, aunque se circula bastante bien y a buen ritmo, siempre están muy cargadas.

Si a esta calidad de vida laboral le sumamos una calidad de vida personal, con lugares impresionantes como el Parque Nacional de Yosemite, el Lago Tahoe o Muir Woods, te das cuenta de que estás en una de las mejores zonas del país, y así lo reconocen los propios americanos. Se come genial, por cierto, con todo tipo de cocinas disponibles a precios relativamente baratos (especialmente si consideramos que cualquiera que venga de la zona euro tiene un “descuento” del 30% estos días).

En definitiva, el Silicon Valley me ha impresionado gratamente, tanto a nivel personal como profesional. Es un lugar fantástico para hacer negocios, especialmente en el sector TI, pero además es un lugar donde la calidad de vida es altísima, gracias, en gran parte, a su gente. En mi humilde opinión (y hay gustos y preferencias para todo), esto no se parece a los EEUU que actualmente se conocen en España y en Europa. No tiene mucho que ver con la imagen que proyecta Hollywood, ni con la política exterior del gobierno. California es especial, como estado avanzadísimo dentro de los EEUU. Pero el SV (o la Bay Area, como la llaman aquí), es en sí mismo un minipaís dentro del estado, con sus formas y cultura particulares.

Recomendaría a cualquier emprendedor que se lanzara a hacer algo aquí. Ahora bien, siendo consciente de las dificultades que conlleva salir adelante. En nuestro caso, esto último está por ver. El tiempo dirá. Pero, afortunadísimamente, nadie nos quitará la experiencia vivida este verano.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios